Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña se recupera de la tromba de agua

Unas 400 personas han estado sin suministro eléctrico hasta hoy

El área de Barcelona está recuperando hoy la normalidad tras la intensa tormenta de ayer, que inundó bajos, complicó el tráfico viario y ferroviario y dejó sin luz a unos 400 abonados. Debido a los efectos del temporal, las playas de Barcelona se han levantado hoy con bandera amarilla, como ocurre habitualmente tras un

episodio de precipitaciones tan intenso. En Badalona, se prohibió el baño.

Como traca final al julio más frío en los últimos 34 años en Barcelona, una intensísima tormenta descargó ayer lluvia, viento, piedra y aparato eléctrico y recorrió buena parte de la provincia y el litoral. En apenas media hora dejó registros de hasta 82,7 litros por metro cuadrado en Badalona, 69 en Cercs (Berguedà) y hasta 59 litros en Barcelona. La gran cantidad de agua caída en poco tiempo provocó la evacuación de cuatro trenes y cortes en la circulación en las líneas de cercanías entre Mataró y Arenys de Mar, y entre Castellbisbal y Rubí.

También hubo problemas de tráfico en Barcelona y su área, con decenas de semáforos sin funcionar. En plena tormenta, se produjeron dos accidentes de tráfico mortales en Monistrol y Vacarisses. Ríos y rieras bajaron con abundante caudal.

En la capital, las vías más afectadas fueron las rondas del Litoral y de Dalt y las más próximas al mar, como la avenida del Paral.lel, convertida en un río con motos y contenedores flotando, o el paseo de Colón, donde el fuerte viento derribó una veintena de palmeras. El agua también obligó a cortar parcialmente durante unas horas las líneas 2 y 3 de metro y el ferrocarril en Vallvidrera. Los bomberos recibieron más de 250 avisos ?400 en el total de Cataluña? y la planta baja del centro comercial Maremagnum se inundó. Toda la ciudad, donde las rachas de viento alcanzaron los 101 kilómetros por hora en el Guinardó, se llenó de ramas de mayor o menor tamaño, sobre todo plataneros, y la mezcla de viento y piedra en algún momento provocó destrozos en terrazas y quioscos. También hubo inundaciones en bajos, aparcamientos y el agua entró en algunos comercios del centro. Con todo, los depósitos pluviales aguantaron el chaparrón y se llenaron de media a la mitad. El de la Escuela Industrial alcanzó el 84% de su capacidad y el del parque de Joan Miró el 74%.

La tromba de agua comenzó a descargar a primera hora de la tarde en las comarcas del Berguedà y Osona, se desplazó ennegreciendo el cielo por el Bages, los dos Vallès, cruzó el Maresme y llegó a Barcelona sobre las cinco. Tras pasar por el Baix Llobregat, el Garraf y el Alt Penedès se diluyó sobre el mar. A mediodía, la Generalitat había activado el aviso por riesgo de tormentas entre las dos y las ocho de la tarde. A las cuatro y media, la intensidad en la comarca de Osona era tal que se activó la alerta Inuncat por inundaciones.

En Barcelona no se registraron daños personales, aunque los bomberos rescataron a tres pescadores que se refugiaron en el rompeolas, y la Guardia Civil tuvo que ayudar a llegar a puerto a un velero que se encontraba a la deriva y cuyo ocupante había caído al mar y sufrió una hipotermia.

Más allá de Barcelona, gran parte de los avisos se produjeron en el Vallès Occidental. Solo en Sabadell se registraron 38 avisos. En el Alt Penedès fueron 24, muy concentrados en Vilafranca del Penedès. En Sant Pere de Torelló (Osona), se evacuó preventivamente un campamento, cuyos ocupantes pasaron la noche en el polideportivo.

Respecto a la red viaria, se acumularon grandes charcos en la C-31, donde se registraron hasta seis kilómetros de de retenciones en el momento de máxima intensidad de la tormenta, cuando la visibilidad era prácticamente nula. La autopista AP-7 también sufrió cortes por acumulación de agua, igual que la B-10 en varios puntos.

Durante la tormenta se produjeron varios accidentes, dos de ellos mortales. Uno de los accidentes, en el que falleció una mujer de 53 años del Pont de Vilomara, se produjo en la carretera C-55 a su paso por Monistrol de Montserrat. El segundo accidente se produjo en Vacarisses, donde falleció una mujer de 46 años en la carretera C-58. Ambos accidentes obligaron a cortar la circulación en los dos sentidos.

Protección Civil mantenía anoche la fase de alerta del plan Inuncat. En Barcelona, la fase de alerta del Plan de Actuación de Emergencia Municipal por Riesgo de Insuficiencia Drenante se desactivó a las 20:28 horas