Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un año de prisión para un enfermero del 12 de Octubre

Se le considera autor de un delito de homicidio imprudente.- Tendrá que indemnizar con 176.00 euros a los familiares, además de tres años de inhabilitación

El Juzgado de lo Penal número 13 de Madrid ha condenado a A. G. M., enfermero del hospital 12 de Octubre de la capital, a un año de prisión y tres de inhabilitación para el ejercer de su profesión por considerarlo responsable de un delito de homicidio imprudente. También tendrá que indemnizar con 176.00 euros a los familiares de la víctima, M. L. M., al que suministró un medicamento de forma errónea que le causó la muerte, han informado esta mañana los servicios jurídicos de la asociación Defensor del Paciente.

Los hechos ocurrieron en abril de 2007, cuando el enfermo M. L. M., de 60 años, estaba ingresado en el centro hospitalario por un politraumatismo en la pierna izquierda. Tras ser operado, recibió por vía intravenosa un analgésico que estaba prescrito para ser suministrado por vía epidural. Este error provocó "un colapso circulatorio" y "una parada cardiorrespiratoria" a causa de la cual falleció el 20 de abril. La sentencia señala que "el fármaco utilizado estaba contraindicado para uso intravenoso por su elevada toxicidad neurológica y cardiológica".

En un primer momento, el Ministerio Fiscal solicitaba para el ahora condenado una pena de 20 meses de prisión y una indemnización de 115.321 euros, cantidades que finalmente fueron reducidas con la conformidad de la acusación particular.

De la responsabilidad civil tendrá que hacerse cargo la compañía de seguros del enfermero y el propio hospital 12 de Octubre. Contra la sentencia cabe recurso en instancias superiores como la Audiencia Provincial. Al ser menos de dos años de prisión el sanitario no tendrá que ingresar en la cárcel, según fuentes jurídicas.

La acusación particular, los familiares de la víctima, la ha ejercido la abogada Julia García, de la asociación Defensor del Paciente. Este caso es similar al ocurrido en julio de 2009 en el hospital Gregorio Marañón de Madrid, cuando falleció el bebé prematuro Ryan, hijo de la primera víctima mortal en España por gripe A. El fallecimiento se produjo porque se le dio la alimentación por sonda nasogátrica en lugar de por vena.