Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los indignados de Plaza Catalunya levantan el campamento entre hoy y mañana

El movimiento 15-M de Barcelona tiene previsto trasladarse ante el Parlament

La intensa lluvia que cayó ayer en Barcelona obligó a los indignados que todavía resisten en la plaza de Catalunya a refugiarse en una treintena de tiendas de campaña. La plaza, que lleva más de tres semanas ocupada, estaba vacía. Ayer por la noche una asamblea, en la que participaron unas 200 personas, decidió levantar la acampada a partir de este sábado y dejar una presencia mínima en la plaza de Catalunya. El proceso de desmantelamiento del material de la acampada se realizará durante hoy y mañana. Los indignados han previsto instalarse en el parque de la Ciutadella el martes a las siete de la tarde. Al día siguiente formarán un "cordón humano" ante el Parlament, coincidiendo con el debate parlamentario sobre sus presupuestos, para "evitar que se aprueben los recortes". "Seremos miles de personas", aseguró ayer un miembro del movimiento. Además han convocado una cacerolada a las once de la mañana. El acto pondrá de nuevo a prueba la actuación policial.

En una asamblea maratoniana, se decidió también, no sin divergencias internas, levantar la mayoría de comisiones y dejar en la plaza una pequeña infraestructura, material de sonido para los encuentros diurnos y la comisión de seguimiento para mantener la llama del movimiento que empezó el pasado 15 de mayo para denunciar la gestión política de la crisis económica.

Con esta decisión los indignados podrán continuar con el movimiento fuera del entorno de la plaza y expandirlo hacia los barrios, uno de los objetivos de los indignados del movimiento 15-M.

La asamblea vivió momentos de tensión entre los muchos que apostaban por levantar las actividades nocturnas y la minoría que se mostraba favorable a mantenerlas, desoyendo la decisión adoptada el pasado domingo de acordar esta semana la fecha de levantamiento de la acampada.

Durante las más de dos horas de debate se vivieron también momentos de confusión, a causa de las propuestas que se plantearon desde la comisión de Dinamización de crear una asamblea en la que sólo pudieran participar aquellos que decidieran quedarse a dormir en la plaza de Catalunya, que fue rechazada por muchos de los asistentes. Finalmente, se llegó a un mínimo acuerdo cuando una de las

participantes propuso mantener una infraestructura mínima que permita que el movimiento del 15-M siga realizando asambleas periódicas en la plaza de Catalunya.

La propuesta ha sido aceptada con aplausos y gritos de apoyo de muchos de los presentes, mientras que, al mismo tiempo, una veintena de personas contrarias a la decisión se han situado en el centro de la plaza con una larga pancarta en la que se podía leer: "quien se quiera quedar, que se quede".

Los acampados de la Plaza de Catalunya han seguido así los pasos de los participantes en el Movimiento 15-M en la puerta del Sol de Madrid.