Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Necesitamos cajas de cartón, cinta de embalar y furgonetas"

Los indignados empiezan poco a poco a desmantelar el campamento de Sol

Hasta ahora pedían fruta, esterillas, altavoces o lonas. Pero las necesidades han cambiado en Sol. "Necesitamos urgentemente cinta de embalar, cinta americana, cajas de cartón (grandes), furgonetas para traslado, bolsas de basura y sacos", rezaba hoy el cartel en el que cuelgan sus peticiones.

A pesar de que el domingo es la mudanza definitiva, en Sol ya han empezado a recoger, tirar y empaquetar. Hoy por la tarde, en coordinación con los servicios de limpieza de la Comunidad de Madrid, los acampados sacaron allí los palés y tablones de madera de algunos estands como el de Información, que el domingo volverá a crecer, pues la idea es que sea el único punto de la acampada que permanezca en la plaza.

4.000 libros y el archivo buscan cobijo

Tampoco quedan ya libros en la biblioteca. Había 4.000. Mientras deciden qué hacer con ellos aguardan en el El Teatro Puerta Estrecha, en Lavapiés. Vacío está también Archivo y Documentación. Sus organizadores siguen buscando cobijo permanente para la memoria del campamento. "Nos han llegado ofertas, sugerencias, pero ninguna en firme", explica Antonio Maestre, uno de los organizadores. "Además tenemos que ponernos de acuerdo entre nosotros, pues no todos queremos que vayan a parar al mismo sitio". Mañana estarán en Sol recogiendo los carteles y los recuerdos que consideren deben perdurar como testimonio de estas tres semanas de acampada. Mientras les encuentran cobijo permanente, lo están guardando todo en sus casas.