Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los indignados del 15-M debaten si levantan los campamentos de las plazas

Inicia su andadura como movimiento vecinal en Madrid y 80 municipios - Miles de vecinos se reparten en asambleas en 41 barrios y en 80 municipios de la Comunidad

Todavía no se sabe si la acampada en la Puerta del Sol aguantará más tiempo, pero el Movimiento 15-M ya está procurando que sus reivindicaciones no se pierdan cuando las lonas y los cartones hayan desaparecido del centro de Madrid. Un total de 41 barrios y 80 municipios de la región replicaron el sábado las asambleas populares que desde hace dos semanas se celebran en el kilómetro cero de la capital. Y tienen la intención de seguir haciéndolo hasta que sus reclamaciones se hagan realidad. En distrito Centro, en el Barrio de Salamanca, en Ciudad Lineal y también en Villalba, Tres Cantos o Manzanares El Real.

Desde las ocho de la tarde, la asamblea celebra una sesión en la céntrica plaza para decidir si se mantiene la acampada de la Puerta del Sol o se desmonta. La asamblea se ha iniciado precisamente con la exposición de los principales acuerdos alcanzados en los debates realizados por los portavoces de barrios, hacia donde han acordado dirigir a partir de ahora el movimiento de protesta, independientemene de la decisión que se tome sobre irse de Sol después de dos semanas. Por ahora entre las propuestas está aguantar una semana más, o bien levantar el campamento dejando una representación para que los ciudadanos puedan seguir trasladando sus propuestas.

En una primera asamblea general celebrada a las cinco de la tarde la decisión fue quedarse con la intención de "reestructurarse". Las comisiones o grupos de trabajo de la acampada han querido marcar la diferencia entre este concepto y el de irse. Ante cientos de personas, la acampada quiso precisar que la desaparición del campamento no significa la muerte del movimiento 15-M. "No nos vamos. El movimiento continúa. Vamos a reestructurar el campamento porque somos responsables. Los grupos de trabajo seguirán en el espacio público y empiezan desde hoy a trabajar en esta reestructuración", expuso una portavoz de la acampada.

A continuación, se añadieron puntualizaciones a la decisión de quedarse ya que en la acampada comienza a haber "problemas de convivencia y con la electricidad" que están generando una "situación de inseguridad". La Puerta del Sol se quedará por solidaridad con los detenidos el día de la primera manifestación del 15 de mayo que dio nombre al movimiento y como muestra de apoyo a los acampados de Barcelona tras el desalojo temporal de hace dos días. Entre estas matizaciones, la comisión de Infraestructuras pidió que no se mantuviese el campamento "indefinidamente" y el de Información "no más de una semana".

Decisión hacia los barrios

Miles de madrileños, según lo publicado por el 15-M en su web, se organizaron ayer en asambleas con cientos de personas en cada una para llegar a un primer acuerdo: cuántas veces se iban a reunir al mes, dónde y a qué hora. El perfil más joven que ha predominado en las protestas de Sol dejó paso a las familias, los niños y los jubilados. Estos tampoco faltaron en las manifestaciones y concentraciones de las últimas dos semanas, pero eran minoría. Justo al contrario que ahora. El pueblo pide su espacio en las plazas públicas y quiere quedarse en ellas.

Los debates se hicieron largos y repetitivos bajo el sol. En cada decisión hay que alcanzar el consenso y eso ralentiza el ritmo de las asambleas. Por eso el movimiento recomienda paciencia en las reuniones vecinales. En el barrio de Salamanca, se atascaron con el posible desmantelamiento de la acampada de Sol. En otras plazas, el problema era la periodicidad de las concentraciones y en otras, directamente, los problemas locales del vecindario.

Para coordinar las más de 120 asambleas vecinales, se ha creado una Comisión de Barrios y una web (madrid.tomalosbarrios.net) en la que se recogen algunas recomendaciones para que las reuniones tengan un "funcionamiento transparente, horizontal y que permita a todas las personas participar en igualdad de condiciones".

El movimiento recomienda, con este fin, que cualquier cargo designado, como el de portavoz, secretario o moderador sea rotativo. Para que así nadie acapare más protagonismo que los demás.

"Ya está bien. Ya es hora de que el pueblo se movilice para quitar los privilegios que los políticos se han dado a ellos mismos. Ningún partido va a mirar por el pueblo", reflexionaba Rosa Cuenca, de 53 años, tras la reunión en la plaza de Dalí. "Me gusta que vengan los niños", apuntó la mujer que ha visitado la acampada de Sol varias veces.

Cada vecindario estaba citado a las 12 de la mañana de ayer en un lugar emblemático de la zona, que habían acordado el martes en una primera reunión. Las próximas citas dependen ahora de lo que haya decidido cada vecindario:

- Barrio de los Austrias. Más de 700 personas se lanzaron al debate en la plaza de Los Carros (distrito Centro). En una hora y media de reunión se ratificaron las cuatro propuestas establecidas en la acampada de la Puerta del Sol esta semana y se dejó constancia de la fuerza del movimiento 15-M representado por los vecinos. Pocos jóvenes desaliñados y más padres con sus hijos. Todos apretujados para aprovechar la zona de sombra. El barrio de los Austrias decidió también que habría que desmantelar el campamento de Sol y dejar tan solo un puesto de información de manera indefinida, informa Manuel Cuéllar. La asamblea terminó atropelladamente porque los altavoces y el micro se quedaban sin luz. ¿Siguiente reunión? El sábado, a las 12.00, en el mismo sitio. Ese día se decidirá si los vecinos del barrio se verán las caras todas las semanas o cada 15 días.

- Lavapiés. Hasta más de las dos de la tarde se prolongó la asamblea en la calle del Tribulete. La convocatoria emplazaba a los vecinos a encontrarse en la plaza de Agustín Lara, pero ya estaba tomada, así que los 500 que acudieron se fueron a la corrala de enfrente. Sentados en sillas de plástico y con paraguas y periódicos para protegerse del sol, los vecinos del multicultural barrio del distrito Centro trataban de averiguar cómo su comunidad podía heredar el movimiento 15-M. Una vecina de la zona salió a quejarse por la reunión, así que los concentrados decidieron que las siguientes irán cambiando de sitio para no incomodar a nadie. Fue la anécdota en una asamblea con jubilados, inmigrantes y niños que habían sido convocados en árabe, francés, inglés y portugués además de en castellano, informa Antonio Fraguas.

- Barrio de Las Letras. Bastante más locales fueron los 150 vecinos reunidos en la plaza de Santa Ana. La Puerta del Sol quedó en un segundo plano en este barrio de Centro, frente a un nuevo movimiento local, igual de inspirado que el 15-M, pero mucho más inexperto en asambleas. Acorralados por el turismo y los comercios orientados a este sector, los vecinos de Las Letras propusieron recuperar el espacio público y la identidad del vecindario. Toda una declaración de intenciones para proteger los edificios antiguos codiciados por las grandes empresas, informa David Marcial Pérez. Aunque no sabían cómo, se plantearon también crear un observatorio contra vulneraciones de derechos humanos como, por ejemplo, "las redadas de inmigrantes" o "los desahucios" agresivos. El primer domingo de cada mes volverán a encontrarse en la misma plaza, a las siete de la tarde. Y si hace falta, se reunirán más veces.

- Malasaña. La solana del sábado no fue óbice para llenar la mitad de la plaza del Dos de Mayo (distrito Centro) durante tres horas. Entre 400 y 500 personas ocuparon el suelo y los laterales de la plaza. Comenzaron recordando la historia y los logros del movimiento 15-M para plantearse después si la acampada en la Puerta del Sol debía desaparecer ahora cuando todavía está en la cresta de la ola, informa Luis Guerricagoitia. La postura mayoritaria quiso que solo quedase un puesto de información permanente y que se convocase una manifestación en el centro de Madrid todos los días 15 de cada mes. Los temas de barrio se aplazaron hasta el próximo sábado. Con la mira puesta en las próximas elecciones generales, Malasaña se guardó la opción de volver a tomar la calle si no se producen los avances que el 15-M ha reclamado durante dos semanas.

- Retiro. Detrás de la avenida de Barcelona se reunieron los vecinos de Retiro. La convocatoria pegada por los postes de teléfono, les emplazabaen la plaza donde se encuentra el polideportivo Daoiz y Velarde. En un barrio poco dado a este tipo de iniciativas vecinales, llegaron a reunirse más de 500 personas. Mientras los mayores debatían sobre las propuestas del 15-M y un indefinido "qué vamos a hacer", los niños se bañaban en la fuente animada con luz y sonido. El ambiente fue menos participativo, pero igual de cívico que en otras asambleas, informa Roger Salas.

- Aluche. Casi un millar de personas se concentraron ante la Junta Municipal de Latina. Tal asistencia de gente sorprendió a los propios organizadores ad hoc y a Jorge Rodríguez, uno de los vecinos de la zona. El hombre de 35 años acudió el martes a la reunión preparatoria de las asambleas populares en la plaza del Carmen y se mostraba escéptico: "No me interesa la politica ni la acción. He venido a ver en que queda esto, pero veo a poca gente con camisa como yo", informa Carmen Pérez-Lanzac. Salvo algún "trasnochado" que reclamaba la Tercera República, la gente ha respondido con "sentido común". Se debatió durante dos horas, se ratificaron los cuatro puntos mínimos propuestos por el 15-M y se convocó a los asistentes a volver todos los sábados.

- Barrio de Salamanca. La reunión empezó con polémica frente del Palacio de los Deportes. La Policía Nacional invitó a los vecinos del barrio de Salamanca a marcharse ya que no habían pedido autorización para concentrarse y ya había otra manifestación convocada en el mismo lugar y a la misma hora. El argumento se desvaneció en cuanto los estudiantes que debían acudir a protestar no se presentaron. Entonces comenzó la asamblea. Punto por punto, se siguió el orden del día sugerido por el Movimiento 15-M. Los más de 200 vecinos reunidos acordaron que volverían cada sábado a las 12.00 en el mismo sitio. Nieve, llueva o haga frío. Las actas se publicarán en un blog administrado por varios y las asambleas podrán ser grabadas. Por último, y durante la mayor parte de las tres horas que duró la asamblea, los concentrados decidieron que la acampada de la Puerta del Sol debe desmantelarse cuanto antes, dejando un puesto de información, y desapareciendo a partir de la fecha que se decida en consenso con el resto de las asambleas vecinales.