Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Portabella y Laporta, profesores por un rato

"Dilluns, dimarts, dimecres, dijous,..."coreaban con acento aceptable los alumnos, en su mayoría paquistaníes. Era el día de su clase semanal de catalán para los recién llegados, pero su profesor no era el habitual. Y, además,no solo había uno. Jordi Portabella y Joan Laporta, cabeza de lista y segundo en la lista para la alcaldía de Barcelona de la coalición Unitat per Barcelona (UxB)han dedicado un cuarto de hora de su campaña electoral a enseñar catalán a los recién llegados. No muy efusivos mientras Portabella y Laporta explicaban su proyecto político, los alumnos sí mostraban mayor entusiasmados cuando tenían la oportunidad de mostrar su conocimiento de catalán ante de las cámaras y micrófonos.

La clase de los políticos ha consistido en enseñar a decir los días de la semana y la hora en catalán, más complejaque en castellano. Algunas dificultades han mostrado en la tarde del marteslos alumnos, aunque todos han podido hablar aunque solo hayan sidounas pocas palabras.

En un acto de campaña en la Asociación de Trabajadores Paquistaníes, Jordi Portabella ha insistido en que "hay que huir de la demagogia" que hacen otros partidos en materia de inmigración. En una clara alusión al PP, que ya ha puesto sobre la mesa la cuestión migratoria como prioridad en muchos municipios del área metropolitana, el alcaldable por UxB ha remarcado que "no hay que extrapolar la conducta de un individuo a un colectivo".Antes del inicio de la clase de los candidatos y entre gritos de "Visca el Barça" del alumnado, Portabella ha manifestado que es prioritario "desarrollar la Ley de Acogida" aprobada por el Parlament hace ahora un año.

En primera fila, los estudiantes más veteranos hanescuchado atentamente las lección, unos vestidos con traje y otros con los tradicionales pantalones anchos de Pakistán. Los más jóvenes, distraídos y risueños, casi exaltados, aunque siempre respetuosos, se revolvían inquietos en sus sillas pegadas a la pared del fondo. Nagash Taned, de25 años, imparte dos clases por semana a recién llegados, muchos de los cuáles solo hablan urdu o panjabi. "Algunos no saben leer ni escribir, pero quieren aprender la lengua para integrarsey encontrar trabajo", aunque indica que también los hay que lo hacen por placer.

Pero si hay un símbolo que todos conocen ese es el Barça. A Joan Laporta, que se encuentra más cómodo en el cara a cara con la gente y ante las cámaras que en el discurso político, le han pedido autógrafos y hacerse fotos con ellos conlos móviles. Algún que otro despistado animó al expresidente del FC Barcelonaa ganar la final de la Champions, y en la calle de Robadors, en el centro del barrio delRaval, ha sido saludado por su pasado al frente del club.

Al final, tras una breve clase que ya desearían algunos alumnos de instituto, los candidatos se hicieron la foto de familia con los alumnos, afectuosos y agradecidos. Ha aprovechado Portabella para insistir en la necesidad que la administración habilite más cursos de catalán. En esta asociación, un profesor del Consorcio de Normalización Lingüística imparte tres clases por semana, además de las que da Nagash, que lo hace de forma voluntaria.