Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Elosua: "Olvídense, este no es"

El dueño del bar Faisán dice que Ballesteros no le dio el móvil del presunto soplo. El abogado del inspector de Policía solicitará el archivo de la causa

"Olvídense, este no es", ha dicho el dueño del bar Faisán, Joseba Elosua, que ha negado este martes en la Audiencia Nacional que fuera José María Ballesteros, inspector de policía en Vitoria, el agente que le facilitó el móvil con el que se produjo el supuesto chivatazo. Elosua, que ha declarado por primera vez en calidad de testigo, ha detallado que el hombre que le facilitó el teléfono vestía "un traje de chaqueta oscuro y tenía perilla", mientras que Ballesteros -según los vídeos policiales- carecía de perilla y portaba camiseta y cazadora el 4 de mayo de 2006, cuando ocurrió el supuesto soplo.

El abogado de Ballesteros, José Luis Vegas, ha anunciado tras el interrogatorio que solicitará esta misma semana el archivo de la causa respecto de su cliente.

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, con estas comparecencias, pretendía cerrar algunos flecos de su investigación en la que todas las pruebas practicadas indican que fue Ballesteros el que pasó el teléfono a Elosua. Hasta él mismo se reconoció en las imágenes del vídeo que lo mostraban saliendo del bar. El objeto de la declaración de Elosua no era que tratara de identificar a Ballesteros algo que ya había negado en su declaración de hace dos años.

Fuentes de la Audiencia Nacional aseguran, además, que esta segunda identificación fallida del inspector de Vitoria no tendría ninguna relevancia procesal ya que, al haberse publicado las imágenes del vídeo en algunos medios de comunicación, la prueba quedaría contaminada.

Elosua aseguró además que el día del chivatazo no estuvo con su hijo -también citado hoy en la Audiencia Nacional- porque si hubiera sido así, cuando salió hacia Francia tras recibir el soplo se lo hubiera llevado a él en el coche en lugar de hacer el trayecto con su yerno Carmelo Luquin. Fue gracias a las conversaciones grabadas con un micrófono oculto puesto en el coche de Elosua que la policía conoció la existencia de la delación.

Desde el teléfono móvil de su hijo Joseba Imanol se realizaron tres llamadas a José Antonio Cau, el otro miembro del aparato de extorsión de ETA que debía cruzar a España para recoger dinero procedente del impuesto revolucionario. En su declaración, el hijo ha contado que llegó al bar hacia las doce o la una (una o dos horas y 45 minutos depués del chivatazo), que el padre le contó todo lo ocurrido y le pidió su teléfono para llamar a Cau, aunque no consiguió contactar con él.

Estas comparecencias pretenden, asimismo, que los investigadores ratifiquen los últimos informes remitidos a la Audiencia Nacional, que revelan que la persona que entregó el móvil a Elosua fue Ballesteros y respaldan la participación en el chivatazo de los otros dos imputados, el que fuera director general de la Policía Nacional Víctor García Hidalgo y el jefe superior de Policía del País Vasco, Enrique Pàmies.

Más información

  • El dueño del bar Faisán dice que Ballesteros no le dio el móvil del presunto soplo. El abogado del inspector de Policía solicitará el archivo de la causa