Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE exige a Rajoy que desautorice a Mayor Oreja por sus "calumnias"

El eurodiputado del PP asegura en 'La Gaceta' que la fuga de Troitiño no es casual cuando hay negociación con ETA

El diputado y miembro del Comité Electoral del PSOE, Pedro Sánchez, ha exigido este viernes al presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, que "desautorice inmediatamente" al eurodiputado del PP Jaime Mayor Oreja "porque de lo contrario será cómplice de sus calumnias".

Sánchez se ha referido a las declaraciones realizadas por el exministro del Interior al diario La Gaceta en las que asegura que "la fuga del etarra Troitiño no es casual cuando hay negociación con ETA". El diputado socialista ha calificado esas palabras de "calumnias y mentiras" y ha asegurado que son "incompatibles con el pacto por las libertades y contra el terrorismo".

Los populares han seguido defendiendo este viernes las detenciones ilegales. Si el jueves Federico Trillo, el portavoz de Justicia del PP, aseguraba en un comunicado que el vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, "una vez que se recurrió por la fiscalía" la resolución de la Sección Tercera de la Audiencia Nacional que supuso la excarcelación Troitiño, "tenía todas las razones para haber procedido al seguimiento e incluso a la detención preventiva" de este, Cospedal le dio el relevo un día después. La secretaria general del PP dijo que lo "lógico, lo normal y lo profesional" es que el Ministerio del Interior hubiese decretado la vigilancia del etarra porque "el procedimiento judicial no estaba terminado" y exigió responsabilidad al Gobierno.

Un hombre libre

La providencia de la Sección Tercera que permitió a Troitiño salir de la prisión de Huelva al entender que se había producido su licenciamiento definitivo lo convirtió en un hombre libre a todos los efectos durante seis días. No existía ni podía existir ninguna orden de busca y captura contra él, ya que no tenía causas pendientes. No existía delito por el que pudiera ser detenido, según fuentes de la Audiencia Nacional. El artículo 492 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal permite a la policía detener a una persona en caso de que estuviera procesada por un delito con una pena superior a los tres años, o "al procesado por delito a que esté señalada pena inferior, si sus antecedentes o las circunstancias del hecho hicieren presumir que no comparecerá cuando fuere llamado por la autoridad judicial".

En el caso de Troitiño, al encontrarse libre y con su condena cumplida por resolución judicial, ninguno de esos supuestos le serían aplicables. Por eso, el agente que lo hubiera detenido durante esos seis días de libertad, y quien lo hubiera ordenado, habrían incurrido en un delito de detención ilegal. Solo el auto del pasado martes en el que los magistrados ordenaban su detención y reingreso en prisión habilitó a las fuerzas de seguridad para ello.

En 2002, al producirse la excarcelación y huida -también polémica- de José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera, el entonces vicepresidente del Gobierno y ahora presidente del PP, Mariano Rajoy, defendió su actuación advirtiendo que "no podía vigilar a persona alguna si no era con autorización judicial".

El PSOE aseguró el jueves que las declaraciones de Trillo conllevan un "cinismo político grave".