Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat elimina el impuesto de sucesiones pese a las peticiones de contención del Gobierno

No pagarán los contribuyentes de grado de parentesco I y II, hijos y nietos. -El PSC ha advertido que no apoyará los presupuestos si se hace esta reducción

El Gobierno catalán ha aprobado hoy la eliminación del impuesto de sucesiones, por lo que dejará de ingresar al menos 150 millones este año y 100 millones en 2012. Con este gesto, anunciado solemnemente por el presidente de la Generalitat, Artur Mas, el Ejecutivo de Convergència i Unió cumple su promesa electoral y lo hace en un momento en que está anunciando recortes en la mayor parte de servicios públicos. Mas ha asegurado que con esta eliminación se llega al "fin de la discriminación" de los catalanes con este impuesto pues iguala lo que se pagará en Cataluña a lo que se paga actualmente en la Comunidad Valenciana y la Comunidad de Madrid.

Con efectos a 1 de enero de 2011, ya no pagarán este impuesto los contribuyentes de los grupos de parentesco I y II, hijos, nietos y cónyugues en sentido ascendente y descendente. Los de tercer grado (sobrinos y primos) seguirán pagando, aunque con una importante bonificación.

Artur Mas ha querido desvincular la rebaja de este impuesto, que ya solo pagaban las fortunas importantes, del momento de recortes sociales que vive Cataluña fruto de un plan de austeridad que busca ahorrar un 10% del presupuesto. Mas ha afirmado que es "sensible" a los problemas que generarán los recortes pero que solo toca los impuestos que eran más prioritarios para su partido, como es el de sucesiones. Ha dejado la puerta abierta a rebajar otros impuestos a lo largo de la legislatura.

La rebaja del impuesto de sucesiones llega en un momento en que el Gobierno central está pidiendo un esfuerzo adicional de recorte o de incremento de tasas a la Generalitat para reducir su déficit. El presidente catalán ha dejado claro que hará caso omiso a estas indicaciones. "No subiremos los impuestos porque el Gobierno central nos debe dinero", ha afirmado recordando los 1.450 millones del fondo de competitividad que el Ejecutivo debe a la Generalitat en cumplimento del modelo de financiación vigente. Los socialistas catalanes también habían advertido a Artur Mas de que no apoyarían los presupuestos del Gobierno de CiU si anunciaba ahora la supresión del impuesto de sucesiones.