Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Blanqueo de dinero en la Costa del Sol

Claves de la Operación Ballena Blanca

La Fiscalía Anticorrupción destapó en 2005 una compleja red de blanqueo de capitales a través de un bufete de abogados de Marbella del letrado Fernando del Valle, principal acusado, que gestionaba más de 500 sociedades

Seis años después de las primeras detenciones en el caso de blanqueo de capitales de más envergadura descubierto en España, el juez ha dictado sentencia y ha condenado a cinco de los 19 acusados a penas mínimas de prisión. Seis años para Fernando del Valle, el principal implicado.

¿Qué es?

La Operación Ballena Blanca, destapada en marzo de 2005, es uno de los casos de blanqueo de capitales más famosos de España. En septiembre de 2007, el fiscal Juan Carlos López Caballero entregó en el juzgado de Instrucción número 5 de Marbella el escrito en el que detalla la trama organizada para blanquear 12 millones de euros procedentes de la actividad de grupos del crimen organizado a través del despacho de abogados de Marbella que dirigía Fernando del Valle. Su bufete manejaba casi 1.000 sociedades, la mitad bajo sospecha de la policía. Se imputaron a 19 personas. La investigación policial provocó más de 50 detenidos y ramificaciones que llevaban, entre otros, a Holanda y a la petrolera rusa Yukos, con una operación urbanística en La Alcaidesa (Cádiz).

¿Cómo operaba el bufete de Del Valle?

Fernando del Valle ideó una auténtica telaraña empresarial con el fin garantizar el anonimato de sus clientes, generalmente extranjeros y delincuentes. Su sistema garantizaba la opacidad que publicitaba al ofrecer sus servicios: le ofrecía al cliente una sociedad de responsabilidad limitada, cuyos socios serían una persona jurídica extranjera y una persona física española (con el 99% del accionariado) que concurría al acto de constitución (1% restante). El anonimato quedaba sellado. El dinero y la propiedad procedían de una de los cientos de empresas que tenía constituidas Del Valle en Delaware o cualquier otro paraíso de la opacidad fiscal. Paralelamente, se abría una cuenta bancaria en España de la firma extranjera que copaba el accionariado de la firma constituida en España. Siempre tenía un único autorizado: Del Valle.

¿Cómo se inició la investigación?

Fue una pesquisa de rutina, relacionada con un narcotraficante de origen tunecino llamado Sophiani Hambli -encarcelado en Francia, de donde se escapó de la prisión de Metz para refugiarse en España- la que permitió relacionar a un delincuente buscado por la policía francesa con el despacho de Fernando del Valle. Un lugarteniente de Hambli fue detenido en Marbella con 3,2 toneladas de hachís en abril de 2004. Unas semanas después, era detenido en Marbella tras un tiroteo con la policía el propio Hambli. La policía francesa sospechaba que este narcotraficante estaba blanqueando dinero en España a través de su familia, afincada en la Costa del Sol. Como consecuencia de unas comisiones rogatorias de las autoridades francesas, aparecieron en escena sociedades como Silverkey Properties SL, Garden Gates Inversiones SL o Funfair Inversiones SL. Estas empresas se constituyeron en el despacho de Del Valle.

¿Cómo fue el juicio?

El 15 de marzo de 2010 se iniciaba en la Audiencia Provincial de Málaga uno de los juicios más complejos y voluminosos de la historia reciente (257 tomos). Los letrados de Del Valle, -encabezados por Horacio Oliva-, plantearon desde el inicio una verdadera batería de alegaciones con el objeto de conseguir la nulidad de la causa. Vulneración de derechos fundamentales, escuchas telefónicas ilegales, causa iniciada sin indicios, falta de tiempo para preparar la defensa, ausencia de intérpretes para los acusados extranjeros, sumario mediático, fueron algunas de las alegaciones. El tribunal decidió anular, finalmente, contra el criterio del fiscal, las escuchas telefónicas. Las defensas, por otra parte, amenazaron también con pedir la nulidad de las actuaciones si se incorporaban al caso una serie de tomos traspapelados que aparecieron unidos por error al sumario del caso Malaya, que también se instruyó en el Juzgado número 5 de Marbella (Málaga). La defensa de Del Valle aprovechó los errores del proceso para cargar contra la justicia. "La Ballena Blanca se ha quedado en un chanquete", llegaron a decir. Los magistrados del tribunal, presidido por Federico Morales, han necesitado algo más de tres meses para dictar sentencia.