Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"La crisis que la pague Zapatero"

Varios centenares de jóvenes protestan contra el paro, los contratos basura, los salarios miserables y los recortes en educación

El Sindicato de Estudiantes ha llevado esta mañana a movilizaciones en Madrid, Barcelona y Valencia en protesta contra el desempleo juvenil, los contratos basura, los salarios "miserables" y los "recortes" presupuestarios en educación, a las que ha convocado a alumnos de Formación Profesional, Secundaria, Bachillerato y universidades. En Madrid, la manifestación, que ha convocado a 700 jóvenes según la Policía y 2.000 según los organizadores, ha comenzado a mediodía en la Puerta de Atocha y a las 13.20 ha llegado a la Puerta del Sol desde la calle Carretas. Los jóvenes no han distinguido entre colores y han criticado a Gobierno, PP, PSOE y hasta los sindicatos.

Estas protestas son las primeras de este tipo en un país con un 42% de paro entre los más jóvenes, el doble que los adultos, que a su vez sufren el doble de paro que la media europea. Una furgoneta les iba abriendo el paso y, desde ella, un chico con una altavoz anuncia: "Estamos llegando a Sol, donde se encuentra el despacho de Esperanza Aguirre". los manifestantes han respondido con gritos de "Aguirre, marrana, hueles a sotana" y "Espe Espe Especulación". Los jóvenes, muchos de ellos con pañuelo palestino y de entre 16 y 17 años, también han lanzado proclamas contra el Gobierno socialista. "La crisis que la pague Zapatero", reclaman. Llevan una pancarta que reza: "Un futuro digno para la juventud" y que la "crisis la paguen los capitalistas".

"Un millón de jóvenes en busca de trabajo"

"Tenemos la puerta cerrada en el frente laboral, con un millón de jóvenes en busca de trabajo y los empleos que hay son precarios, temporales, con sueldos por debajo del mileurismo y sin garantías", ha señalado con vehemencia Tohil Delgado, el secretario general del Sindicato de Estudiantes. Delgado ha culpado de la situación al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al que ha acusado de "venderse" a los intereses de los banqueros y de traicionar a los millones de trabajadores y jóvenes que le votaron en las pasadas elecciones generales.

Al llegar a la puerta del Sol, las proclamas se han alejado de la educación y han cobrado un tinte de revolución comunista con referencias a la oleada de protestas en el mundo árabe, a la "imperialista"intervención militar en Libia, que los jóvenes han censurado, al plan "capitalista" de rescate de los grandes bancos o a la reunión que Zapatero mantuvo el sábado con 41 empresarios españoles.

Ante este discurso de corte ideológico, una plataforma de estudiantes de FP ha reivindicado: "Estamos aquí por la educación". Los representantes de este grupo han justificado en la defensa de la educación su respaldo a la protesta. "Hemos venido porque estamos en contra de la reforma de la formación profesional que nos obliga a hacer el selectivo", y han añadido: "Somos estudiantes, no clase obrera". La mayoría de los jóvenes que se han sumado a la manifestación han sido estudiantes de Secundaria y de Formación Profesional. El secretario del Sindicato de Estudiantes ha explicado que la asistencia obligatoria que establece el plan Bolonia en las universidades "dificulta las movilizaciones de ese colectivo". Aún así algunos alumnos de Secundaria reconocían que la manifestación era la excusa para faltar a clase.

Los manifestantes han reclamado, además, "menos policía y más educación" en relación con el fuerte dispositivo policial (con accesos vallados y más de una decena de furgones policiales) desplegado en la Puerta del Sol por la visita del príncipe de Gales y de la duquesa de Cornualles a la sede de la Comunidad de Madrid. "Saldremos a las calles en todo el Estado a dejar constancia de nuestro malestar y nuestra voluntad de que esta protesta sea el primer paso en la lucha por un futuro digno para la juventud", indica esta asociación en un comunicado, en que denuncian que el desempleo afecta ya a "900.000 jóvenes". "Los jóvenes estudiantes decir basta; nosotros no somos los responsables de esta crisis y nos negamos a ser sus víctimas", advierten.