Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía propone informes criminológicos para los casos de conductores peligrosos

Los estudios permitirán adoptar las penas más adecuadas y medidas cautelares si hay riesgo de reincidencia

La Fiscalía de Seguridad Vial propone la elaboración de dictámenes periciales criminológicos de los conductores infractores multirreincidentes y de los que cometan delitos especialmente graves para valorar el riesgo y la peligrosidad de que vuelvan a cometerlos. "Son una herramienta muy útil para analizar las circunstancias personales y sociales" que incurren en los delitos del tráfico, ha asegurado el fiscal de Sala de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, durante la presentación del proyecto. Este tipo de informes ya se emplean en la violencia doméstica.

Según Vargas, los informes periciales permitirán a los fiscales "solicitar penas con fundamento" y a los jueces dictar "sentencias motivadas". La última reforma del Código Penal establece penas de prisión, multas o trabajos para la comunidad en los casos de delitos contra la seguridad vial e incluye medidas accesorias como el comiso del vehículo. El dictamen pericial criminológico ayudará a tomar la pena más adecuada y a adoptar medidas cautelares como la retirada del carné o la prisión preventiva en casos de alto riesgo de cometer un delito contra la seguridad vial. Por ejemplo, en el caso de un "bebedor" el juez podrá determinar que el delincuente se someta a un programa de deshabituación.

Vargas ha justificado este tipo de informes porque los delitos contra la seguridad vial han aumentado en España en los dos últimos años un 163% y porque entre los delincuentes del tráfico hay ciudadanos que cometen una infracción de manera ocasional, luego el riego de reincidir sería poco probable, y otros que cometen delitos de manera sistemática.

Tres perfiles de delincuentes

La Fiscalía ha iniciado en Elche, junto con el grupo de criminología de la Universidad Miguel Hernández, un proyecto piloto con conductores reincidentes para elaborar perfiles de riesgo en función de sus circunstancias sociales y personales y analizar las causas profundas de los accidentes. En los siete casos analizados, todos ellos con el consentimiento del abogado y seis de ellos con el del interesado, se han detectado tres perfiles diferentes: el adicto al alcohol y a los tóxicos, el delincuente ocasional y el delincuente asocial, es decir, el que proyecta en la conducción su rechazo hacia la sociedad.

"La figura más difícil de valorar es la del bebedor habitual, que no es alcohólico" pero conduce con exceso de alcohol, asegura Vargas. Aunque la mayoría de los multirreincidentes tienen un nivel económico medio, hay un porcentaje significativo de delincuentes de tráfico con un estatus económico y profesional alto y una conducta irreprochable pero que "esconden otra personalidad al volante". "Son bebedores sociales e inciden sistemáticamente en delitos de conducción embriagada", añade Vargas.