Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas se oponen a la idea de Aguirre de segregar a los alumnos por sus capacidades

Sostienen que atenta contra la Constitución.- La presidenta de Madrid tilda de "absurdo" juntar a "chicos capaces de hacer cálculo infinitesimal" con los que no saben resolver "un quebrado"

La portavoz del Partido Socialista de Madrid (PSM) en la Asamblea de Madrid, Maru Menéndez, ha dicho noa la idea de la presidenta regional, Esperanza Aguirre, de separar a los escolares según sus capacidades. A juicio de Menéndez "es todo un modelo de selección" que "atenta clarísimamente contra el artículo 14 de la Constitución". Anoche, la presidenta regional, Esperanza Aguirre, consideró "absurdo" continuar con un sistema educativo "que mantiene juntos hasta los 16 años a chicos capaces de asomarse al cálculo infinitesimal con otros para los que un quebrado es un problema insoluble".

Tras la Junta de Gobierno de la Cámara, la portavoz socialista ha explicado que ha recibido "con preocupación" estas declaraciones, que en su opinión demuestran que el de Aguirre "es un Gobierno segregador en Educación" y ahora "profundiza en esa segregación separando a niños y niñas en función de sus capacidades". "Es todo un modelo no solamente de profundizar en el privilegio, sino que atenta clarísimamente contra un principio básico de ciudadanía y un derechos de los ciudadanos", ha sostenido.

El artículo 14 de la Constitución señala que "los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social". En su opinión, separar a los alumnos en función de sus capacidades es "una auténtica barbaridad" que Aguirre "va a tener que explicar los ciudadanos", y contra la que el PSM va trabajar "incansablemente". Menéndez ha recordado que en las últimas legislaturas el PP "ha puesto recursos públicos que son de todos los madrileños al servicio de una escuela sexista, que separa a niños y niñas y además imparte una doctrina que está justamente en las antípodas de la coeducación, que es lo que debe ser realmente el avance en derechos de igualdad para los niños y niñas".

El portavoz del PP, David Pérez, ha contestado que las críticas y "las barbaridades" que dice el PSM sobre la educación concertada y privada "son un ataque a la libertad de los padres, a la libertad constitucional, y son intolerables". Ha sostenido que cuando los socialistas descalifican la educación "diferenciada" demuestran su ignorancia, ya que este modelo "está presente en todos los países del mundo" y ha dado "los mejores resultados pedagógicos". Pérez ha llegado a afirmar que la segregación está "fuera de cuestión" en Europa, a excepción de en España "por el sectarismo de una izquierda que vive anclad en sus prejuicios". "Esas descalificaciones son un insulto a esos padres y a esos colegios, un insulto a la educación y a la libertad que está recogida en la Constitución", ha añadido, y ha destacado la calidad de la enseñanza pública madrileña.

La idea de "no mezclar en la misma clase" a alumnos de diferentes niveles la lanzó anoche Aguirre en el foro La razón de..., organizado por La Razón. La presidenta centró gran parte de su discurso en la educación y defendió el "despreciado" papel de la instrucción y de la autoridad del profesor para mejorar el sistema educativo español. Aguirre dejó claro que este, será "educación, educación y educación", será uno de sus lemas de cara a la campaña electoral del próximo 22 de mayo. "No se puede continuar con este sistema. La situación es tan grave que no puede retrasarse ni un minuto más. Me voy a volcar en educación", anunció. A su juicio, hay que "aumentar la libertad de los promotores de colegios, de los propios colegios y de los padres para ofrecer, por un lado, y elegir, por el otro, distintas posibilidades de educar a los hijos", mientras que el Estado "bien puede quedarse solo con las tareas de inspección y de homologación de centros y programas de estudio".

Tras advertir de que el "sistema educativo actual es una rémora a la hora de encontrar una salida a la crisis", la presidenta y exministra de Educación ha proclamado que ha llegado el momento de "cerrar definitivamente el experimento educativo de las leyes socialistas" y de "buscar una fórmula para que todos los alumnos puedan desarrollar de verdad las aptitudes que tienen". La propuesta de Aguirre supone un retorno a la ley que promulgó como ministra, que ya consagraba la segregación de los alumnos en la secundaria obligatoria en distintos itinerarios según su rendimiento. "Todas las leyes educativas las han hecho los socialistas. El PP no tuvo suficiente mayoría en la primera legislatura para cambiarlas, en la segunda quiso llegar a un consenso y tardó en elaborar la Ley y cuando entró el PSOE en el Gobierno derogó la Ley Orgánica de la Calidad en la Educación (LOCE) y la transformó en la Ley Orgánica de Educación (LOE)", apostilló Aguirre.

Al margen de las consideraciones políticas, la pregunta es ¿se puede hacer una ESO para los alumnos con mejor rendimiento y otra para el resto? Aunque Aguirre no habló de medidas concretas y todo depende de lo que proponga, lo cierto es la LOE permite un margen amplio de autonomía pedagógica a las comunidades y a los propios centros para legislar. De hecho, Aguirre acaba de plantear que traspasará a los colegios sus competencias en el currículo escolar -el 35% del horario escolar-.