Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento modificará con una pegatina 6.000 señales a un coste de 250.000 euros

Se cambiará el Reglamento General de Circulación por Real Decreto

La medida provisional aprobada hoy por el Consejo de Ministros de limitar la velocidad máxima en las autopistas y autovías españolas a 110 kilómetros por hora a partir del próximo 7 de marzo obligará a adaptar 6.000 señales y a modificar los radares y el Reglamento General de Circulación, según fuentes de la Dirección General de Tráfico (DGT)

Según los cálculos del Ministerio de Fomento, será necesario cambiar unas 6.000 señales, que no supondrán un coste de más de 250.000 euros. "Tan solo hay que ponerles una pegatina", han explicado fuentes de Fomento, que han minimizado el gasto en comparación con el ahorro en combustible que supondrá para los ciudadanos así como los beneficios para el medio ambiente.

Desde el pasado enero, los radares fijos y móviles saltan cuando los vehículos superan los 135 kilómetros por hora. "Habrá que bajar este límite", han indicado fuentes de Tráfico, que no han podido precisar la velocidad exacta a la que se activarán los cinemómetros.

Según ha explicado el vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, el cambio de límite afectará a las multas aunque no al carné por puntos. "Entendemos que no tiene que ver con la seguridad vial propiamente dicha sino con el consumo y el ahorro energético", ha indicado. Esto significa que los excesos de velocidad por encima de 110 serán sancionados económicamente pero la detracción de puntos del permiso de circulación tendrá en cuenta el límite de 120.

Por ejemplo, circular entre 141 y 160 kilómetros por hora en una carretera limitada a 110 supone la pérdida de dos puntos en el carné de conducir y una multa de 300 euros, mientras que en una carretera limitada a 120, la franja de velocidad que resta dos puntos se sitúa entre 151 y 170 kilómetros por hora.