Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas reclaman a la Generalitat que asuma la deuda de la depuradora de Pinedo

La entidad metropolitana del agua, controlada por el PP, se ve obligada a pedir un crédito de seis millones de euros para tapar el agujero en Emarsa

El PSPV ha rechazado la propuesta de liquidación de la empresa Emarsa, dependiente de la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi), controlada por el PP. Los socialistas argumentan que ningún pueblo de los que integran la Emshi debe cargar con la deuda de Emarsa, antigua encargada de la depuradora de Pinedo, cuya gestión investiga actualmente el Juzgado de Instrucción número 15 de Valencia por irregularidades que apuntan a una supuesta malversación y estafa. "Es la Generalitat la que debe asumir el déficit de Emarsa", ha criticado el portavoz socialista en la Emshi, Ramón Marí. La empresa de la depuradora, que ahora gestiona la Generalitat, acumuló una deuda de al menos 8,4 millones de euros antes de que el PP decidiera liquidarla el pasado julio. Ahora, la Emshi se verá obligada a pedir un crédito de seis millones de euros para hacer frente al agujero en las cuentas de la depuradora. Así lo ha aprobado hoy una comisión informativa del organismo. La decisión deberá ser refrendada en la asamblea del ente metropolitano próximamente.

Desde que la Emshi decidió cerrar Emarsa no han dejado de aflorar supuestas irregularidades por sobrecostes, por trabajos pagados que no se han realizado, los sueldos astronómicos de los directivos y los contratos adjudicados sin concurso o publicidad. El PSPV denunció ante la fiscalía la gestión de Emarsa, también bajo control del PP. Semanas después y a la vista de los indicios, la Emshi acordó querellarse contra los directivos de la depuradora y varios de sus proveedores. Entretanto, la oposición calcula que la deuda de Emarsa puede alcanzar los 40 millones de euros, mientras que la Emshi la rebaja a 8,4.

La entidad metropolitana del agua, que reúne a unos 40 municipios, concretó hace unos días que pedirá un crédito de seis millones de euros para cubrir parte de la deuda. El resto, aseguraron sus responsables, se pagará con remanentes de tesorería. La oposición considera que el nuevo crédito conducirá a un incremento en la factura del agua de los ciudadanos integrados en la entidad. De hecho, la entidad pretende subir el recibo en 2012, aunque espera no hacerlo el año próximo. "Este es un problema que ha creado el PP y tiene que solucionarlo el PP, no los vecinos y vecinas de Valencia y el área metropolitana", ha criticado Marí. Y es que los antiguos responsables de Emarsa están vinculados al PP de una forma u otra. Por ejemplo su gerente, Esteban Cuesta, que es presidente del PP en el distrito de Pedanías Oeste de Valencia y miembro de la dirección local. Tanto Emarsa como el Emshi están presididas por Enrique Crespo, alcalde de Manises por el PP. Este último ha contestado a Marí: "No se puede esperar otra cosa de partidos que solo buscan rédito electoral y de representantes políticos que, como buitres en busca de carroña, solo pretenden expiar sus culpas y salvar su cuello a costa de pedir las dimisiones de los demás".