Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP liquida Emarsa sin aclarar cómo se pagará la deuda

PSPV y EU denuncian la mala gestión de la firma metropolitana

El PP impuso ayer su mayoría en la asamblea de la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi) para aprobar la disolución de su empresa Emarsa, que gestiona la depuradora de Pinedo (Valencia). Por más que insistiera la oposición, lo hizo sin aclarar cómo se pagará la deuda que arrojará la liquidación de la empresa y que tendrá que asumir el Emshi, integrado por Valencia y una cincuentena de Ayuntamientos del área metropolitana. Tampoco explicó el PP por qué ha decidido disolver la empresa cuando hace solo un mes aprobó una reducción del capital social para mantenerla a flote.

La oposición votó en contra de la operación, que deja la depuradora en manos de la Generalitat a través de una encomienda de gestión. El Gobierno valenciano asume la instalación con la intención de que la explote otra empresa, pero no quiere saber nada de la deuda. "Los vecinos de nuestros Ayuntamientos acabarán pagando su falta de diligencia y su mala gestión", reprochó al PP el alcalde de Albal y portavoz socialista en el Emshi, Ramón Marí, que calculó que la deuda alcanzará los 16 millones de euros. "Ceden el chiringuito, otra empresa le sacará el beneficio, pero la deuda nos la quedamos en el Emshi. ¡Vaya negocio!", criticó el teniente de alcalde de Xirivella y representante de Esquerra Unida (EU), Joan Antoni Pérez.

En la liquidación final se verá cómo se cubren las pérdidas, vino a contestar el presidente del Emshi, el alcalde de Manises, Enrique Crespo. "La situación es la que es y la decisión se toma en beneficio de la sociedad", aseguró el portavoz popular, Manuel Corredera, alcalde de Mislata.

No convencieron a la oposición, que se quejó de nuevo de la falta de información y transparencia en la gestión de Emarsa. Marí, que ya denunció los altos sueldos de los directivos de la empresa y el gasto en contratación externa, insistió en que su partido seguirá "investigando" lo ocurrido y avisó: "Ni la liquidación de la empresa ni las próximas elecciones son una amnistía para las responsabilidades". EU argumentó que la empresa desaparece por conveniencia de la Generalitat. Corredera rechazó todas las críticas y con los votos del PP Emarsa pasó a la historia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de julio de 2010