"Con España no ha habido tensión, sino aprendizaje"

El embajador venezolano se despide de Madrid con una charla anticolonialista

Tras el que fue presentado como su último acto público como embajador de la República Bolivariana de Venezuela en Madrid, Isaías Rodríguez quiso este miércoles despedirse con un "agradecimiento" por sus años en España. Preguntado por EL PAÍS, Rodríguez aseguró que los encontronazos dialécticos que ha tenido con el Gobierno español "no han sido momentos de tensión, sino momentos de aprendizaje". "Las reacciones, los discursos contradictorios, no los veo hostiles ni enemigos, los veo como disentimientos que me han enriquecido profundamente", aseguró.

El embajador destacó de España "la solidaridad del Partido Comunista e Izquierda Unida" y la "relación armónica con el PSOE". Sólo se quejó veladamente de "algunos planteamientos muy exagerados para ser colocados en la opinión pública".

Isaías Rodríguez agradeció la "relación armónica con el PSOE"

Poco antes, Rodríguez hizo un intenso discurso en el que resumió los principios inspiradores del movimiento bolivariano. El motivo de la conferencia era el bicentenario del comienzo de la independencia de Venezuela (19 de abril de 1810), un hecho que comenzó por desacreditar pues está "incompleta". A esa historia, dijo, "le faltan capítulos que se están escribiendo hoy".

La conferencia, era en la sede de la Secretaría General Iberoamericana, ante un público formado por la colonia venezolana en Madrid, los embajadores de Bolivia y Ecuador y algún notable de Izquierda Unida.

"Se mantiene que América fue descubierta. En realidad, América descubrió el capitalismo". Fue una de las primeras ideas que lanzó Rodríguez, cuya conferencia giraba en torno a cómo la historia oficial de las independencias (que el acto y la propia Secretaría General Iberoamericana venían a sostener) ha olvidado deliberadamente la resistencia originaria de los pueblos indígenas a la colonización. "Los movimientos actuales en Venezuela, Bolivia y Ecuador [que comparten la ideología bolivariana acuñada por Hugo Chávez] son la expresión de esa resistencia histórica indígena".

Partiendo de esta premisa, Rodríguez puso en cuestión todo el lenguaje surgido en torno al descubrimiento. "¿América es el Nuevo Mundo? ¿Es Iberoamérica? ¿No son estos términos despojos coloniales? ¿No esconden racismo?", preguntó.

Rechazó también el concepto de "encuentro entre culturas", que sustituyó por una "destrucción de civilizaciones milenarias". Rodríguez describió también unas sociedades aborígenes "equitativas", frente al "modelo productivo impuesto" por los colonizadores.

Así, relacionando indigenismo con socialismo, concluyó: "Estamos dispuestos, le guste o no al liberalismo, a construir nuestro propio proyecto social, justo, equitativo, en soberanía. No vamos a pedir permiso esta vez. Ya lo estamos haciendo".

Lo más visto en...

Top 50