Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES CATALANAS

El PP retira del juego a los 'sin papeles', pero mantiene la 'caza' de independentistas

Sánchez-Camacho minimiza "el error" porque era un "videojuego de ideas"

El Partido Popular (PP) de Cataluña eligió ayer para resguardarse del chaparrón la estrategia de minimizar los hechos y desviar la atención mediática con ataques a la política de inmigración del PSOE. En lugar de entonar el mea culpa, se limitó a calificar de pequeño error, anécdota, cuestión menor, tergiversación o simple entretenimiento de ideas no agresivas el videojuego publicado el martes en su página de Internet, en el que se incitaba a cazar inmigrantes "ilegales" e independentistas catalanes.

Las críticas le llovieron a Alicia Sánchez-Camacho, candidata a la presidencia de la Generalitat, desde todo el arco parlamentario, pero únicamente por el tema de los sin papeles. Es justamente ella quien, cabalgando sobre una gaviota, destruye a estos en el videojuego, en el que también son objetivo algunos iconos de la simbología española y catalana. El PP retiró el juego el mismo martes, sustituyó el cartel de "inmigrantes ilegales" por el de "mafias ilegales" y achacó el "error técnico" a la empresa que lo había desarrollado. Sin embargo, mantuvo la posibilidad de hacer estallar en el aire un zepelín independentista que luego se convierte en una bandera española y otra catalana.

Según Sánchez-Camacho, "no hay que darle mayor importancia (....), era un simple juego de ideas y así lo seguirá siendo cuando esté arreglado". El secretario de Comunicación, Esteban González Pons, se limitó a considerarlo un "error" porque "la realización no fue tan buena como la idea inicial". Y el vicesecretario general de Política Autonómica, Javier Arenas, subrayó que lo importante era "la cuestión de fondo". A saber: "El discurso irresponsable, vestido de políticamente correcto", del PSOE sobre inmigración. El líder de Nuevas Generaciones en Cataluña, José Antonio Coto, que fue quien encargó el juego, aseguró: "Es una anécdota, no hubo ninguna voluntad de ofender a nadie".

El PSOE fue el partido que vertió las críticas más duras. Su vicesecretario general, José Blanco, comentó: "A [Jean-Marie] Le Pen y a la Liga Norte les ha salido un alumno aventajado, al alinearse [el PP] con la política racista y xenófoba de la ultraderecha europea". Según el PSOE, los populares "están ensayando una campaña de tintes xenófobos, racistas y extremistas". El líder de CiU, Artur Mas, declaró: "Se les ha ido la mano".

Por su parte, Ignacio Giner, director de la empresa que elaboró el juego, asumió la "culpa" por el error: "Colgamos una prueba beta [preliminar] del juego y no su versión definitiva. Cuando quisimos cambiarlo, la web estaba colapsada por la entrada de 25.000 personas".