Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abucheos, silbidos y alarmas de incendio para boicotear a Rosa Díez

Estudiantes de la Universidad Complutense reciben a la portavoz de UPyD con tarjetas rojas y la acusan de utilizar la facultad como "trampolín mediático"

Un cartel que rezaba Rosa Díez, víctima profesional y asesina legal daba hoy la bienvenida a la diputada de Unión Progreso y Democracia (UPyD) a la facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid. Pero ella ya lo sabía. Un miembro de su equipo le advertía por teléfono, minutos antes de su llegada, de las pancartas de protesta que los estudiantes habían colocado en los pasillos que Díez tenía que recorrer para llegar hasta el Salón Polivalente del centro, donde a las 12 estaba previsto que ofreciera una conferencia bajo el título Regenerar la democracia.

Mientras Rosa Díez descendía del coche con una amplia sonrisa, algunas decenas de seguidores se afanaban en apagar, con sus aplausos, los silbidos y abucheos que más de un centenar de estudiantes han dedicado a la diputada a las puertas de la facultad. Una vez dentro, los alumnos, convocados a través de redes sociales, han mostrado tarjetas rojas y han recurrido, sin excesos de imaginación, a la clásica consigna de Fuera fascistas de la Universidad, al tiempo que reclamaban libertad de expresión.

La conferencia, interrumpida hasta en cuatro ocasiones por una inesperada alarma de incendios, ha comenzado más tarde de lo esperado. Una amenaza de bomba que "alguien joven ha hecho por teléfono", ha obligado a retrasar el acto, según fuentes de UPyD. Era el segundo intento de impedir la conferencia. El primero, según relatan miembros del partido, procedía del rector de la Universidad Complutense, que había pedido a Rosa Díez que la pospusiera "al menos un mes" para evitar problemas.

"Ella siempre ha llevado escolta en País Vasco y ahora no se va a asustar por unos estudiantes", relataba un miembro de UPyD, que aseguraba que había sido invitada por la propia Universidad. En efecto, la invitación, según han confirmado fuentes del partido, procedía de Rafael Calduch, director del departamento de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales de la facultad, número 46 de la lista de UPyD en las elecciones generales de 2008.

La facultad, un "trampolín mediático"

Antes de comenzar el acto, dos alumnos, autorizados por el decano de la facultad, Heriberto Cairo, han leído un manifiesto en el que acusaban a la portavoz de UPyD de utilizar la Facultad de Ciencias Políticas de la Complutense como "trampolín mediático". "Pone un pie en esta casa deseando provocar protestas que le permitan recuperar algo de presencia mediática y renovar el estatus de víctima y heroína de la democracia", aseguraban los estudiantes, mientras Rosa Díez bebía agua y un acalorado Cairo, moderador de la conferencia, pedía a los alumnos que fueran breves.

Tras la lectura del manifiesto, que Rosa Díez ha calificado de "bochornoso", decenas de alumnos han vuelto a mostrar las tarjetas rojas y han abandonado a continuación el aula. "No eres bienvenida y nos gustaría que no volvieras nunca", clamaban, mientras que otros asistentes les pedían que se fueran al grito de "payasos".

Algunos de los alumnos que han permanecido en sus asientos han afeado a Rosa Díez que haya acudido a dar un mitin y no una conferencia. "Al igual que la universidad nos prohíbe colgar carteles electorales, usted no debería dar un mitin", le ha reprochado un estudiante. "Un mitin es una reunión, yo soy una política y hablamos de propuestas políticas", se ha defendido la diputada.

No es la primera vez que Rosa Díez es abucheada en esta facultad. El 19 de febrero de 2008, un grupo de estudiantes intentó reventar una ponencia de la diputada, poco antes de la celebración de las últimas elecciones generales, el 9 de marzo de aquel año. "Nunca ha ido a ninguna otra facultad de Madrid, y nunca aparece por aquí salvo en períodos preelectorales o cuando lleva demasiadas semanas sin aparecer en televisión", han protestado los estudiantes. "Sí ha ido a otras universidades de Madrid", se defienden en su partido. La última vez fue a la facultad de Derecho de la Complutense hace un año y medio.