Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Arruinados por una falsa investigación periodística

Dos pintores acusados de esconder a un criminal nazi prueban su inocencia.- El fallo judicial señala que todas las informaciones eran falsas y no fueron contrastadas

El pintor italiano Gaetano Pisano, Tano, recibe desde octubre de 2005 tratamiento psiquiátrico. En esa fecha se publicó que ocultó y protegió en España a Aribert Heim, el criminal nazi que asesinó a pacientes judíos en la enfermería del campo de concentración de Mauthausen. Desde entonces casi nadie compra sus obras, unas acuarelas que antes estaban muy cotizadas en Europa y EE UU.

Si se introduce su nombre en el buscador de Google aparecen 11 artículos de "investigación" publicados en 2005 y 2006 en el diario El Mundo, donde dos reporteros aseguran que él y su esposa, Blandine Pellet, recibieron 300.000 euros de una cuenta en Stuttgart de la que solo puede disponer el propio Heim; que entregaron al criminal un paquete valorado en esa cantidad bajo el sobrenombre de Gausman, que el Doctor Muerte pudo utilizar el coche del matrimonio para huir a Dinamarca y que, además, ambos eran sus testaferros y neonazis.

El pasado jueves el Juzgado número 3 de La Bisbal d'Emporda (Girona) dictó una sentencia en la que condena a Unidad Editorial, editora de El Mundo, a su director Pedro J. Ramírez, y a los autores de estas informaciones Fernando García y Félix Martínez a indemnizar a la pareja con 60.000 euros por una intromisión ilegítima en el derecho al honor. Todas las informaciones eran falsas y no fueron contrastadas, según señala el fallo judicial que obliga a retirar los reportajes de las ediciones digitales del periódico. "La falta de diligencia no puede sino tildarse de superlativa... Las publicaciones inexactas, tendenciosas y repetitivas", dice el fallo.

La sentencia señala que las autoridades alemanas pidieron a las españolas que investigaran el destino de unas cantidades de dinero enviadas a España por un hijo de Aribert Heim a una cuenta de los Pisano por si pudieran tener como destino la manutención y ocultación del criminal nazi. El resultado de las pesquisas "lo rechazó por completo" tras determinarse la relación comercial entre los pintores y el hijo de Heim. Éste último compraba desde hace años la obra del pintor. La cuenta del Doctor Muerte está embargada por el Estado alemán y la administra un tutor judicial desde 1998.

Los reporteros se ampararon durante el juicio en fuentes policiales, pero el fallo destaca que tanto la Policía Autonómica de Cataluña como el Cuerpo Nacional de Policía niegan haberles facilitado ninguna información. Un oficio de este último cuerpo asegura que las gestiones que se realizaron sobre la pareja " se vieron seriamente perjudicadas por la inesperada publicación de los artículos, los cuales contenían numerosas inexactitudes y afirmaciones totalmente erróneas o incluso referencias a personas o hechos totalmente desconocidos y que no fueron confirmados por la policía alemana".

El juez destaca que los reportajes facilitaron la identidad, dirección y fotografías de Los Pisanos y acusa a los autores de hurtar información real para "mantener así la intriga sobre la pareja de artistas". Sobre su calificación como neonazis añade que indujo "inexorablemente a cualquier desapasionado lector a equívoco respecto a la posible comunión de los actores con el pensamiento hitleriano".

La sentencia destaca el daño "irreparable" causado a la pareja y reprocha al periódico que "bastaba con acudir a sus corresponsales en el país germano o nutrirse de fuentes de toda solvencia ya que así se habría evitado la lamentable estigmatización de los demandantes".

El fallo recoge los informes médicos de la doctora Verdaguer donde se acredita que Pisano sigue en tratamiento psiquiátrico y asegura que la búsqueda en Google de los 11 reportajes publicado a lo largo de seis semanas ha provocado que permanezca "el atentado al honor de manera continuada".

Nando García, de 32 años ex redactor de El Mundo y coautor de estos reportajes, dirige hoy CYNC, una empresa que ofrece limpiar la imagen de personas y empresas dañadas por los medios de comunicación. Está procesado en otra causa diferenrte por escribir en una serie de artículos en el mismo medio a favor de una banda de delincuentes.