_
_
_
_
Blogs / Cultura
Del tirador a la ciudad
Coordinado por Anatxu Zabalbeascoa

Los apuntes de Moneo

Anatxu Zabalbeascoa

    Más de dos décadas les ha costado a un puñado de editores que Rafael Moneo reúna en un libro sus proyectos. O casi todos sus proyectos, 21, según el criterio de explicar los razonamientos que hay detrás de las obras que le han “permitido plantear las cuestiones que más le han interesado como arquitecto”.    Es el propio Moneo quien ha escrito todos los textos del libro Apuntes de 21 proyectos cuya edición española ha publicado Gustavo Gili. Se trata de un volumen que es, en sí mismo, una lección magistral del único Pritzker español, un compendio de las ideas y conclusiones de la vida profesional de uno de los más ilustres profesores de varias escuelas de arquitectura y un resumen del debate arquitectónico de las últimas cuatro décadas, el tiempo que recorren los edificios analizados en el libro, al principio adscritos a ese debate y, hacia el final, enfrentados a los tiempos de la fragmentación.     Así, los minuciosos textos de Moneo están tan plagados de razones como sembrados de ideas que, con frecuencia, pueden leerse como aforismos: “El plano vertical, el momento de la verdad del proyecto”. Pero es tal vez la falta de fisuras en la explicación, paradójicamente obtenida con la sobresaliente argumentación que hay detrás de las decisiones del arquitecto, la que hace que los trabajos se puedan entender, tras la lectura, como la única solución posible. Y no como una de ellas, la elegida por Moneo.    El libro -sin prólogo ni epílogo, con un simple prefacio del arquitecto en el que se advierte precisamente sobre la voluntad de “dar razón de los principios que han inspirado y guiado mi trabajo”- está dedicado a sus hijas y no quiere ser ni una monografía ni una antología. Es la recopilación de los apuntes del alumno más aplicado al final de su carrera como profesor. Se inicia con el Edificio de viviendas Urumea (1968-73) en San Sebastián y se cierra con la Ampliación del Museo del Prado (1998-2007). Entre tanto, las 659 páginas le dan pie a Moneo a hablar de “el esfuerzo de la arquitectura de los setenta por instalarse en un mundo ya construido” (Edificio Bankinter), la reparación de una plaza con un edificio espectador de la catedral (Ayuntamiento de Murcia), del museo como lugar desde el que recuperar la conciencia ciudadana (Moderna Museet de Estocolmo), de que todo su trabajo en la catedral de Los Ángeles “está marcado por la presencia simultánea del interés que como arquitecto me infundía el construir una catedral y el temor que, como conocedor de los entresijos de la Iglesia, me inspiraba asumir la responsabilidad de levantar un lugar sagrado” o de cómo las sucesivas intervenciones de Chueca y Lorente, José María Muguruza y Francisco Rodríguez de Partearroyo “mostraron lo anchas que han sido las espaldas del museo (del Prado) para recibir el peso que sobre su arquitectura han implicado todas estas actuaciones”. “El Museo del Prado muestra una vez más cómo los edificios están abocados a crecer. (…) La historia de la arquitectura dice que ese crecimiento no supone necesariamente la pérdida de sus atributos más valiosos”.

    Más allá de su función, los proyectos de Moneo se convierten, analizados en este libro, en transmisores de un mensaje sobre cómo abordar el futuro conociendo el pasado que es el legado del arquitecto. “Entender la catedral como paradigma de la tecnología más avanzada, tal como ocurrió en la Edad Media, no parece oportuno, ya que la construcción no es el campo al que el conocimiento científico contemporáneo ha prestado más atención”.     Imágenes históricas y contextuales, dibujos (“que anticipan las intenciones del arquitecto”) y nuevas fotografías de los trabajos (para probar cómo se enfrentan los edificios al paso del tiempo, algo que Moneo considera vital) completan el libro que ha “cuidado” (Moneo le agradece la compañía en la redacción de los textos) Laura Martínez de Guereñu.

    Es un gesto de responsabilidad y generosidad, pero evidentemente también de control, que Moneo haya querido analizar personalmente sus proyectos. Es un gesto de rigor que haya esperado a tener 73 años y una obra universal, y rara vez públicamente cuestionada, para hacerlo explicando su génesis y desarrollo. Casi como si examinara una obra ajena –él mismo señala que fueron los comentarios sobre las obras de sus colegas que, durante años, ha realizado en sus clases lo que le llevó a pensar que podría hacer lo mismo con su obra- pero, naturalmente, con el conocimiento de quien explica lo que ha pensado y decidido, aborda el análisis de las razones que hay detrás de los proyectos. El resultado son 21 análisis de 21situaciones (con todas sus facetas exprimidas y medidas) y la explicación de 21 estrategias de actuación. En las páginas de su libro, Moneo evita la subjetividad. Habla como un cirujano diseccionando sus ideas y obras. Y esa elección rigurosamente analítica lo retrata. El reconocido como mejor arquitecto nacional aparece como un profesional muy consciente de las implicaciones que conlleva un uso ligero de la libertad. Pero también como un arquitecto con poca vivienda –un único edificio en el libro- y con una obra más cercana a las ciudades que a las personas, un profesional que se ha adentrado en el futuro observando el paso del tiempo en el pasado. Alguien que ha entendido la necesidad de su profesión de atender a la historia, la existencia y los lugares como su mejor aportación posible.

Comentarios

R.M. puede irse lo mas lejos que pueda de mi ciudad, y llevarse con él su detestable proyecto de hotel en Malaga, y llevarse tambien su odiosa arquitectura onanista. Basta ya de maMoneo, por favor.
El Argentino es Argentino estando o no estando en Argentina
Rafael Moneo desde una arquitectura sencilla, honesta que se basa en la fuerza de materiales y estructuras ha sabido crear espacios que "incluyen" los valores de otras arquitecturas y que acogen a sus visitantes. No hay nada que sobre en su obra ni nada que sea ridículamente espectacular.
Manu, eres un analfabeto. Lo peor no es eso, lo peor es q no tienes pudor de q todos lo sepamos. Todos los malagueños estamos deseando poder disfrutar de una obra del arquitecto español más importante de todos los tiempos. Y lo conseguiremos apesar del boicot permanente de la Junta de Andalucía.
Tienes razón Marta. No hay más que ver la ampliación del Banco de España en madrid. Pura sencillez. Ja!
El mejor arquitecto español de todos los tiempos no construiria diez pisos donde los edificios historicos que estan alrededor solo tienen cinco. Se llama descontextualizar. Pero claro, el onanismo es lo que tiene...
Menuda farsa, la habitual pléyade de vendemotos, opusinos, colaboracionistas y demás advenedizos de distinto pelaje se autopromociona, una vez más, con nuestro dinero y el de las corporaciones a las que rinde vasallaje. Mientras, a los chavales que no osan construir, se les deja un rinconcillo de "su" infra-utilizado mega-espacio para que juegen a los recortables. Gracias.Y todos esosos "proyectos en pausa" se han saltado a la torera la Ley de Concursos de Sector Público y cuantos son inconstruibles o innecesarios...así a ojo entre el 80 y el 90 por ciento de ellos.
El onanismo, y no nos olvidemos tampoco del interes economico de los arquitectos, constructores, inmobiliarias y concejales corruptisimos. Un hotel de diez plantas rinde el doble de dinero que uno de cinco, y un hotel rinde cien veces mas que un centro cultural, mas donde trincar, mas diezporcientos que llevarse entre todos, mas cuchara que meter, mas que trincar, todo a costa del casco historico de las ciudades, arrasadas por la avaricia de prfesionales onanistas y sin escrupulos. http://www.e-madrid.org/patrimonio/2010/09/jornadas-patrimonio-en-peligro-y-accion-ciudadana
a Fran.No todo el mundo está tan contento con las aberraciones de este señor, en Ávila nos hizo la pascua.http://www.tuavila.com/moneo.html
Para mi Moneo es uno de los grandes. Un hombre que se basa siempre en varios y diversos argumentos no arbitrarios para proponer una solución. Me parece una persona íntegra, comprometida y entusiasta con lo que hace.Sobre si es el mejor arquitecto español, eso es cuestionable. Sólo podemos hablar de situaciones concretas en que uno sobresale sobre los demás. Y él es casi siempre uno de los destacados. http://archmaps.blogspot.com/
¿El mejor arquitecto español de todos los tiempos? Oiza, Corrales, Molezun, de la Sota, Fisac, Coderch...y podría decir miles. Madre mia lo que se lee por aqui. Me gusta Moneo, pero el mejor de la historia...Por cierto lo de Avila es un desproposito
Seamos serios, este señor, además de ser un explotador de arquitectos recién titulados, es el mamporrero de la mafia del ladrillo, su firma es el lubricante para destrozar el patrimonio http://frontonbetijaimadrid.org/node/55 o meternos una torre de diez plantas en el centro de Málaga. Fernando Higueras lo conocía bien, Rafaelito, le llamaba, menudo pájaro, te descuidas y te roba la cartera.
Por no hablar de lo que ha hecho con el claustro de los Jeróninos, tremenda barrabasada, y muy cara por cierto, o del Kursal, un mamotreto gigante de plástico amarillento y sucio encima de la playa de Zurriola.A este egocéntrico personaje habría que retirarle el título o prohibirle acercarse a 500 metros de cualquier tipo de patrimonio.
Parece que el arquitecto es el que decide doblar la altura del edificio, y no el promotor que tiene que sacarle rentabilidad a su suelo y que negocia con la administración correspondiente. Esta muy bien que aqui todo el mundo tenga ojos de artista y de detectores de corruptos y vendemotos... Este señor no es un cualquiera. Estamos de acuerdo en que amiguismos en administraciones de poca monta son bastante comunes, pero Moneo está algo más alto de eso. Este hombre el premio Pritzker de arquitectura (lo que podriamos considerar como el NOBEL DE LA ARQUITECTURA), entre otras decenas de premios INTERNACIONALES concedidos por expertos en la materia, y no por alcaldes de segunda. Hay solo un puñado de personas en todo el mundo que tengan la formación, la experiencia y el reconocimiento suficiente como para discutirle qué es apropiado y qué no a Moneo. Dejad de haceros los "iluminados" y de pensar que sabeis mas que una de las más altas celebridades MUNDIALES en arquitectura. De R.M. lo mejor que se puede sacar es disfrutar de su trabajo y aprender de él. Ójala mi ciudad SI tuviera el privilegio de albergar una de sus obras.
Querido Iluminatis, que molesto resulta este discurso del siglo XX:"...altas celebridades MUNDIALES en arquitectura..." de eso precisamente estamos hartos, de que nos la cuelen con nuestro dinero con la maldita escusa del ARTE, incuestionable claro..."el NOBEL del arquitectura..." como si le han dado el HUEVO KINDER de la arquitectura, este señor no es más que un explotador de arquitectos recien titulados a los que roba las ideas y el esfuerzo y al que conceden los concursos a DEDAZO http://nmas1.wordpress.com/2009/03/25/los-agraciados-los-desgraciados-los-miserables/como pasó con el Museo del Prado, cuyo concurso ganaron los Pepes...Todo se sabe amigo, y a estas alturas 2.0 ya no nos callamos.
Montano, TODOS son explotadores de arquitectos recien titulados... es como funciona el gremio... no lo ha inventado él... y no es por el arte ni el huevo Kinder... Lo que es incuestionable es que este hombre sabe de arquitectura, más que nosotros seguro...
Para saber tanto de arquitectura se le dan mal los números, lo que se le da bien es dilapidar nuestro dinero en su "obras":"El presupuesto de la ampliación del Museo del Prado se ha incrementado en 52 millones de euros, lo que representa un 84% respecto al proyecto inicial..."http://www.skyscrapercity.com/archive/index.php/t-206685.html
Eso eso... te da igual lo que opine el jurado de los premios Pritzker, pero lo que diga un artículo del Skyscrapper va a misa.. eres un crack!! Te llevas la conversación a cualquier campo (es el 3º que tocas) para llevar la razón.. Pues bien, ya que sabes tanto del tema... esto es algo que todos los arquitectos que se dedican a concursos saben: lamentablemente para poder llevarte el concurso, has de dar un precio bajo... luego ya lidiarás con el presupuesto. Pero lo que dices, aunque esté muy mal (te doy la razón), LES PASA A TODOS!!! Y lo cierto es que ha sido el arquitecto del Prado (DEL PRADO!!! o a esto tambien le vas a dar el valor de un huevo Kinder??)
Eso es peor aún, amigo iluminatis, que desastre, lo que le ha hecho al claustro de los Jerónimos no tiene nombre. Habría que encerrarlo por vándalo.Personalmente me quedo con el proyecto de Don Fernando Higueras.
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_