Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los incendios en Valencia arrasan casi 2.500 hectáreas

El más destructivo está en la zona de Ontinyent, adonde se ha desplazado la ministra de Defensa, Carme Chacón.- Los fuegos de Agullent y Alfafara se han estabilizado y el de Simat de la Valldigna evoluciona favorablemente; pero esta tarde han aparecido dos nuevos fuegos en la Ribera Alta.- En total, unas 1.200 personas se han visto obligadas a dejar sus casas.- Se sospecha que todos han sido provocados

Los incendios forestales declarados en la Comunidad Valenciana en las últimas horas han quemado ya 2.457 hectáreas, según ha informado el consejero valenciano de Gobernación, Serafín Castellano. El más destructivo, y el que más preocupa en estos momentos, es el de las localidades de Ontinyent y Bocairent, en la comarca de la Vall d'Albaida (suroeste de Valencia), que ha obligado al desalojo de más de un millar de vecinos y mantiene cortadas dos carreteras así como la línea férrea entre Xàtiva i Alcoi. En la misma comarca, donde en total han ardido unas 1.900 hectáreas, un fuego en Agullent ha sido ya estabilizado, mientras que al sureste de la provincia, en la comarca de la Safor, las llamas han quemado 167 hectáreas en el municipio de Simat de la Valldigna. Un cuarto incendio, ya en la provincia de Alicante, se declaró también anoche en Alfafara y ha quemado cerca de 400 hectáreas aunque ya está estabilizado. Castellano ha apuntado a una "clara intencionalidad" detrás de todos los fuegos y ha informado de la aparición de dos nuevos incendios esta tarde en la comarca de la Ribera Alta, también en Valencia, lo que ha obligado a desviar efectivos de extinción a esa zona.

La multiplicación de fuegos y las adversas condiciones meteorológicas (con altas temperaturas y vientos de poniente) no están facilitando la lucha contra el fuego en Ontinyent y Bocairent. Las llamas se han acercado "peligrosamente" esta tarde a este último municipio, según ha señalado el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, quien ha informado del desalojo de algunos vecinos del núcleo histórico del pueblo, aunque algunos han podido volver a sus casas pasadas unas horas. El incendio ha sido calificado por la ministra de Defensa, Carme Chacón, como "uno de los más feroces" del año tras sobrevolar las llamas en helicóptero. 400 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) están colaborando en las labores de extinción.

En total, 25 medios aéreos han participado desde esta mañana en la lucha contra los fuegos en la Comunidad Valenciana. Las rachas de viento de poniente de hasta 40 kilómetros por hora y las temperaturas por encima de los 30 grados han dificultado las labores de extinción ante la impotencia de los vecinos de los municipios afectados. Unas 1.200 personas han tenido que ser desalojadas desde anoche. "Una lengua de fuego se nos vino encima en menos de una hora y nos tuvimos que ir porque no se podía estar", explica Albert Albort. Otra de las habitantes afectadas ha reconocido que ha sido "la peor noche" de su vida. Los vecinos, que a primera hora de la mañana aún mostraban las manchas de humo en su rostro y sus ropas, fueron los primeros en ayudar a los bomberos a luchar contra un fuego que llegaba a las puertas de sus casas.

"El fuego estaba por todas partes y nos hemos pasado una hora ahí dentro. El infierno no creo que tenga comparación, pero hemos salvado la vida de todos los animales. Fue una suerte inmensa", ha relatado un emocionado José Pastor, vecino de Agullent, con los ojos casi bañados en lágrimas. Pastor reside en una vivienda apenas a 200 metros de una granja donde han tenido que emplearse a fondo para salvar a un centenar de ovejas y una decena de caballos. Menos suerte ha tenido la familia Gandia, que ha tenido que salir corriendo de su casa y cuya propiedad, como relataba uno de sus miembros, había sido arrasa por las llamas. "Nos hemos quedado sin nada, sin invernaderos, el fuego se lo ha llevado todo".

400 militares

Para los trabajos se ha movilizado, además de los medios aéreos, a un numeroso contingente de bomberos y efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME). Los 180 soldados desplegados en un primer momento se han más que duplicado parado el mediodía para alcanzar alrededor de 400 efectivos.

En los primeros momentos del incendio, la Guardia Civil patrullaba por los caminos cercanos a las ocho urbanizaciones desalojadas para pedir a los vecinos que dejaran sus vivencias ante el peligro del fuego. "Nosotros vinimos al ver el fuego porque nos estamos haciendo una casa en la zona. Al principio intentamos ayudar con mangueras pero vino la Guardia Civil y nos dijo que nos fuéramos. Aguantamos e hicimos lo que pudimos pero tuvimos que marcharnos", relataba Míriam Martínez. Otros vecinos de la zona narraban que algunos de los habitantes de las urbanizaciones se habían tenido que meter en las piscinas para refugiarse del fuego y poder soportar el calor.

Carreteras cortadas

Los incendios también han obligado a cortar dos carreteras, la CV-81 y la CV-655, en el término municipal de Ontinyent, ya que el humo dificulta la circulación, según ha informado el Centro de Gestión de Tráfico de Valencia. El corte de tráfico afecta al tramo que une Ontinyent con Bocairent. La Cruz Roja ha establecido un albergue con 96 plazas para los evacuados de Ontinyent, aunque de momento sólo cinco personas han hecho uso de él. También ha movilizado a voluntarios para ayudar a las labores de evacuación.

La alcaldesa de Ontinyent, Lina Insa, se ha mostrado optimista en cuanto a que el fuego que afecta a su municipio puediera quedar controlado hoy gracias al despliegue de los medios aéreos. También ha apuntado que "no hay que ser muy listo" para pensar que los fuegos sean provocados, los bomberos fueron alertados de dos focos simultáneos declarados en la dirección opuesta de otro fuego que estaban atendiendo en Alfafara (Alicante).

No obstante, Insa ha añadido que espera que sea la investigación la que determine las causas. Las condiciones meteorológicas durante la noche fueron, según el relato de Insa, "muy adversas", con viento "muy arremolinado". Insa ha comparecido ante la prensa junto con el consejero Serafín Castellano y el delegado del Gobierno, Ricardo Peralta. Los tres han destacado la importancia de la coordinación para acabar con los incendios.