Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fuego arrasa la mayor parte del Macizo Central ourensano

El Ejército despliega dos batallones mientras el incendio de Laza sigue descontrolado

El Ministerio de Defensa envió ayer 230 nuevos efectivos de la Unidad Militar del Ejército (UME) para luchar contra los diversos fuegos forestales que anoche permanecían activos en la provincia de Ourense, especialmente el de Laza que, según los cálculos difundidos a media tarde por la Xunta, ha arrasado ya 1.600 hectáreas. Este fuego, junto a los desatados en los últimos días en otros municipios de la comarca, ha acabado por arrasar la mayor parte del Macizo Central ourensano, zona de protección ecológica como parte de la Red Natura. Los esfuerzos de los equipos de extinción han logrado, con todo, salvar su principal joya, el parque natural de la Serra do Invernadeiro.

Aunque el conselleiro de Medio Rural, Samuel Juárez, restaba ayer por la mañana importancia a los incendios de este año por la "poca superficie quemada", la Xunta acabó solicitando al Estado que ampliara su colaboración en Ourense, adonde el Gobierno autónomo envió además medios destinados habitualmente en las otras tres provincias gallegas. Además de los refuerzos del Ejército, el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) tiene destacados en esa provincia 25 medios aéreos (entre aviones de carga en tierra y anfibios y helicópteros bombarderos), junto a una brigada de refuerzo en tierra especializada en grandes incendios.

La ministra de Defensa acude a conocer la situación sobre el terreno

El fuego principal tiene dos focos y sólo se ha podido controlar uno

Para arropar el despliegue del Gobierno central, hoy viajará a Ourense la ministra de Defensa, Carme Chacón. Además de los 230 nuevos efectivos llegados ayer, el lunes ya habían sido destacados a Ourense, a petición de la Xunta, otros 120 soldados, que se centran en luchar contra el gran incendio de Laza. El Ejército dispone, además de vehículos terrestres, de dos aviones y tres helicópteros. De este modo, en los montes gallegos hay ya desplegados dos batallones del Ejército, de las bases de León y Torrejón, además de un pelotón del destacamento de Marín.

El incendio de Laza, el mayor del verano en toda España, está haciendo "sufrir muchísimo" a los equipos de extinción, admitía, a primera hora de la mañana, el presidente de la Xunta. Feijóo hablaba lejos de los incendios, en Burela (Lugo), donde inició la jornada con una visita a la lonja y, requerido por los periodistas, se deshizo en elogios al trabajo de las brigadas contraincendios.

El gran fuego de Laza se divide en dos focos. Uno de ellos se daba por controlado a media tarde y sobre el otro, la Xunta repitió durante todo el día que estaba próximo a ser controlado, aunque, al caer la noche, todavía no se había logrado.

La extinción queda aún lejos y dará mucho trabajo a los servicios antiincendios. A lo largo de estos cuatro días, el fuego, llevado por un viento con constantes cambios de dirección, ha estado yendo y viniendo de un lado a otro del Macizo Central, que, según miembros de los equipos de extinción que trabajan sobre el terreno en la zona, está casi arrasado. El viento, sumado a la difícil orografía del terreno, al que no se puede acceder a pie, hace prever a los especialistas, que intentan acercarlo al río, que se mantenga vigente, aunque controlado, durante varios días más.

Con la provincia de Ourense tomada por una ingente cantidad de medios, desde el fin de semana se han quemado ya al menos unas 2.600 hectáreas, según los cálculos provisionales de Medio Rural.

2

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de septiembre de 2010