Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 'Monstruos devoradores de energía' llegan a Sevilla

Una exposición cubana llega a Andalucía en su gira internacional

Mario González (Mayito) un día se puso a pintarrajear la puerta de un viejo refrigerado con el pintor Roberto Fabelo. Luego otros artistas se fueron sumando a la iniciativa de reutilizar artísticamente los añejos electrodomésticos.

La muestra de refrigeradores se tituló primero Manual de instrucciones. Jorge Luis Montesinos, curador y otro de sus padres, los considera incunables industriales convertidos en obras de arte por el ingenio de los creadores nacionales, iconos no sólo de la memoria histórica sino también cultural y antropológica de los cubanos.

Kcho atravesó al suyo con remos y lo llamó Objeto soñado. El actor Jorge Perugorría convirtió la carcasa de Rocco, el de su personaje de Diego en la casi oscarizada Fresa y chocolate en monumento fúnebre a toda una generación de electrodomésticos al escribirle una biografía panegírica. Abel Barroso lo forró con xilografías en blanco y negro de bombas, portaaviones, tanques y satélites y lo llamó Se acabó la guerra fría, a gozar con la globalización. Alejandro y Esteban Leyva condecoraron con medallas de latón a su General Eléctrico. Eduardo Ponjuán encontró uno con el logotipo de la Coca- Cola y lo llenó de Tropicola, su equivalente cubano. Frank Martínez le puso una chimenea y asó carne para el público.

En contundente demostración de que el arte conceptual no está reñido con los gustos del gran público, los 50 refrigeradores, aún en funcionamiento, tomaron por asalto no sólo la sede del CENCREM (Centro Nacional de Conservación, Restauración y Musicología), sino los corazones de los asistentes a la Bienal (27 de marzo-27 de abril 2006). Fueron la sensación del año. Hasta los niños los disfrutaron de lo lindo. Y ya se sabe que los pequeños nunca se equivocan: la muestra ya ha recibido ofertas.