Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV exigirá más autogobierno para negociar los Presupuestos con Zapatero

Urkullu rechaza un acuerdo basado únicamente en cuestiones económicas

El PNV elevará sus exigencias para llegar a acuerdos con el Gobierno central. En la negociación de los próximos Presupuestos Generales del Estado, reclamará no sólo contrapartidas económicas sino políticas, como el desarrollo del autogobierno. Los nacionalistas quieren aprovechar la situación de debilidad del presidente José Luis Rodríguez Zapatero para negociar las cuentas de 2011, que ayer el líder peneuvista Iñigo Urkullu, definió "especiales" al rebasar el ecuador de la legislatura y por la persistencia de la recesión económica.

"Es una oportunidad para la estabilidad presupuestaria y para comprometerse en un horizonte con el autogobierno pleno en Euskadi", dijo tras exponer públicamente las reflexiones sobre política económica acordadas en el Euskadi Buru Batzar, el máximo órgano de dirección del PNV. Como ocurre cada cierto tiempo, el principal partido nacionalista busca mayor soberanía para los vascos. "No podemos olvidar que sufrimos una paralización del desarrollo del autogobierno y una laminación de competencias", manifestó.

Urkullu no detalló las exigencias políticas de su partido y qué pasará ?eludió concretar si es una condición inexcusable para la negociación presupuestaria? si Zapatero o el PSOE no lo aceptan. "Prefiero que me contesté privadamente Zapatero y no voy a concretar los planteamientos que le haré personalmente. Lo que quiero transmitir a la sociedad vasca es que el PNV quiere contextualizar tanto la situación económica como la política".

El líder nacionalista instó al presidente del Gobierno central a que, si quiere mantener al PNV como uno de sus partidos preferenciales para buscar acuerdos, debe tener en cuenta que la estabilidad no pasa solo por consensos en cuestiones económicas. "La cuestión es que sea consciente de esta situación y, si opta por tener al PNV como primero de los partidos con los que hablar, tiene que saber que el PNV no puede entrar en una relación de estabilidad con el PSOE hablando de cuestiones económicas".

El emplazamiento se dirigió tanto al PSOE como el PP, a los que exigió que, si quieren resolver la crisis contando con "lo que denominan nacionalismos periféricos", deben aclarar "que quieren de ellos". Urkullu tiene intención de presentar sus propuestas políticas al presidente del PP, Mariano Rajoy, en un encuentro personal que, afirmó, "no tiene una fecha fijada".

La reflexión económica de la dirección peneuvista abordó también la política fiscal, sin nuevos planteamientos. La formación de Urkullu mantiene su rechazo a cualquier reforma tributaria a corto plazo, tras la última modificación hace ocho meses, como signo de "certidumbre" para empresas y ciudadanos. Además, censuró la demanda de subida de impuestos reclamada por el consejero de Economía Carlos Aguirre por no tener en cuenta que es una competencia de las diputaciones. "No sé si ya es para tratar de paliar una mala gestión del Gobierno vasco. Me preocupa, no ya la incompetencia, sino la sensación de impotencia que está ofreciendo el Gobierno".

El presidente del PNV comunicó que se abstendrán en la votación del plan de ajuste del Gobierno vasco, porque se limita a la "reduccion de retribuciones". Asimismo, criticó que dicho ercorte no se abordara en el acuerdo de estabilidad institucional que el pasado año suscribieron PSE, PNV y Hamaikabat. Y abogó por acometer el plan de competitividad que pidieron los tres diputados generales y Eudel al lehendakari Patxi López.