El 'síndic de greuges' avala la censura de las fotografías del 'caso Gürtel'

José Cholbi afirma que la muestra vetada por el PP no guardaba "la necesaria neutralidad informativa".-La Unión de Periodistas Valencianos lamenta que "justifique" la prohibición

El síndic de greuges, José Cholbi, considera que la exposición fotográfica Fragments d'un any 2009 no guardaba "la adecuada proporción entre las diversas formaciones políticas" para conseguir "la necesaria neutralidad informativa que garantizara la formación de una opinión pública libre y no manipulada". Cholbi ha respondido así a la queja de la Unión de Periodistas Valencianos por la censura ejercida en marzo por la Diputación de Valencia de 10 de las 91 fotografías de la exposición que acogió durante unas horas el Museu Valencià de la Il.lustració i la Modernitat (Muvim), que llevó a los organizadores a retirar la totalidad de la muestra. La Diputación de Valencia, en manos del PP, censuró las fotografías políticas de la muestra, la mayoría de ellas relacionadas con el caso Gürtel, el asunto que informativamente dominó el año 2009 por la imputación del presidente Francisco Camps y otros altos cargos en la causa por supuesto cohecho pasivo impropio por aceptar regalos de la trama corrupta.

Más información
Rus defiende la censura del Muvim y descalifica a los periodistas de la Unió
Dimite el director del museo en el que se censuró una exposición con imágenes del 'caso Gürtel'
Clamor contra la censura de las fotos de periodistas ante el silencio del PP
El 'síndic de greuges' justifica su aval a la censura de una exposición porque es "totalmente independiente"

No obstante, Cholbi, cuyo cargo es el equivalente al del defensor del pueblo, considera que la exposición no guardaba "la adecuada proporción" entre los partidos de la Comunidad Valenciana, ya que ocho fotografías se referían "a un determinado partido político", es decir al PP, y las otras dos "a otro partido distinto". Cholbi expone, además, que ha pasado un mes desde que se remitiera a la Unión de Periodistas Valencianos el informe de la Diputación de Valencia para que en el plazo de 15 días presentara alegaciones, y no consta que la asociación haya presentado ningún escrito que "desmiente, niegue o desvirtúe" el contenido del informe de la Corporación. Cholbi da por finalizado expediente abierto por esta queja.

La Unión de Periodistas Valencianos ha lamentado en un comunicado que Cholbi no entre a "valorar la legalidad" de la censura ejercida, sino que la "justifica directamente" con "opiniones personales, sin aportar fundamentos jurídicos", con un argumento "nunca visto" en el ámbito de la libertad de expresión y basándose en datos "erróneos" sobre el número y contenido de las fotografías. La Unión recuerda que Cholbi fue durante muchos años militante y diputado del Partido Popular, "al que pertenecen los dirigentes responsables de la censura", y opina que en su nueva responsabilidad cabe exigirle "respuestas motivadas a las peticiones de los ciudadanos y no opiniones políticas propias de su anterior etapa". La organización defendió que la retirada de las fotografías vulneraba los derechos fundamentales a la libertad de expresión y a comunicar libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La polémica que se desató a raíz de la censura de las imágenes llevó al director del Muvim, Romà de la Calle, a dimitir.

Comentada por José Manuel Navia, fotógrafo: "Es un clásico ejemplo del sentido de la oportunidad en una fotografía. Es una instantánea casi perfecta, de la escuela clásica, tanto por el momento del disparo, como por el encuadre. Qué orgulloso debe sentirse alguien y con qué ego para abrocharse así la chaqueta. Costa incluso tiene los dedos separados, como si estuviera tocando el piano. Se nota que se gustan mucho a sí mismos. Demuestran con ese simple gesto una manera de estar en el mundo que no me gusta nada para políticos que nos representan"
Comentada por José Manuel Navia, fotógrafo: "Es un clásico ejemplo del sentido de la oportunidad en una fotografía. Es una instantánea casi perfecta, de la escuela clásica, tanto por el momento del disparo, como por el encuadre. Qué orgulloso debe sentirse alguien y con qué ego para abrocharse así la chaqueta. Costa incluso tiene los dedos separados, como si estuviera tocando el piano. Se nota que se gustan mucho a sí mismos. Demuestran con ese simple gesto una manera de estar en el mundo que no me gusta nada para políticos que nos representan"VICENT BOSCH

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS