Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tráfico aclara que la prohibición de los detectores no afectará a los navegadores

Pere Navarro advierte: "Lo tendrán muy difícil los que pretendan tener una ventaja añadida"

Tráfico quiere acabar con los detectores de radar, aunque no ha aclarado cuándo lo hará ni cómo ni por qué no aprovechó la reforma de la nueva ley de Seguridad Vial (ley de las multas exprés), que entró en vigor el pasado 25 de mayo, para hacerlo. En el apartado de infracciones y sanciones de esa norma sólo se puso el acento en el combate contra los inhibidores de radar, que son aparatos que además de detectar el control de velocidad, tanto móvil como fijo, lo anula; y puede llegar a saber si el radar está o no activo. Es decir, blinda el vehículo, haciéndolo invisible para el cinemómetro.

Además de una multa de 6.000 euros, quienes sean pillados con estos dispositivos en su vehículo, perderán 6 puntos del carné y no podrán conducir durante tres meses. Los cómplices de los infractores bala también tienen castigo. La ley contempla una multa de entre 3.000 y 30.000 euros para los talleres que instalen los antiradares.

Sin embargo, nada se dice en la flamante norma de los detectores. Hace tres días prendió el debate con las declaraciones del subdirector adjunto de la DGT, Javier Villalba, en las que aseguraba que éstos estaban en un "limbo jurídico". El guante ha sido recogido por el director general de Tráfico, Pere Navarro, que durante los dos últimos días está explicando que los detectores se prohibirán, aunque no ha dicho ni cómo ni cuándo ("En cuanto podamos", asegura).

Los detectores son aparatos capaces de rastrear las ondas emitidas por los controles de velocidad fijos y móviles, pero, al contrario que los inhibidores, no invalidan el funcionamiento del aparato. Si el conductor no levanta el pie del acelerador, el radar se dispara. Estos dispositivos escuchan el radar y avisan de su presencia, sin más.

Lo que sí ha aclarado Navarro, durante un desayuno informativo organizado por Gestiona Forum-Automoción, es que los avisadores (aparatos que funcionan con una base de datos de ubicación de radares fijos , navegadores y GPS) no serán prohibidos. Ya que la ubicación de los controles de velocidad son públicos, se puede acceder a ellos desde la web de la DGT, y se anuncian con antelación en las carreteras. Quienes lo tendrán muy difícil, ha dicho, serán los que "pretendan coger una ventaja añadida", aunque todo "necesitará su tiempo", informa Efe.

Además, el director de Tráfico se ha referido a la supuesta huelga de "bolígrafos caídos" de la Guardia Civil de Tráfico en protesta por los recortes salariales y ha reconocido que "parece que han bajado las denuncias en el último mes", aunque ha dicho a continuación que también ha podido incidir la nueva ley de tráfico.

"Pero no nos equivoquemos, los guardias civiles paran al ciudadano, le notifican, le dice póngase el cinturón" porque, en su opinión, "son unos grandes profesionales" y "ellos saben cuáles son sus responsabilidades y su papel, y están en la primera línea".