Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps y Valcárcel celebran la retirada del Estatuto de Castilla-La Mancha

Ambos presidentes autonómicos subrayan en Orihuela su defensa del trasvase Tajo-Segura y exigen el del Ebro

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y su homólogo murciano, Ramón Luis Valcárcel, han celebrado esta mañana su frente común en defensa del trasvase Tajo-Segura y la retirada del Estatuto de Castilla-La Mancha, que proponía una reserva de 4.000 hectómetros cúbicos anuales sobre los recursos del río. Ambos presidentes se han encontrado en Orihuela para inaugurar dos balsas de riego de la acequia Puertas de Murcia que darán servicio a un millar de agricultores y han supuesto una inversión de 6,5 millones de euros.

Unos 150 regantes han acudido al acto, en el que no se han admitido preguntas tras los parlamentos, para arropar a Camps y Valcárcel y mostrar su apoyo a la oposición tajante que han mantenido contra la propuesta de una reserva sobre el agua del Tajo en el Estatuto de Castilla-La Mancha, finalmente retirado del Congreso de los Diputados. En ese sentido, Benjamín Aparicio, presidente de los regantes valencianos, ha querido "agradecer" la defensa de Camps y Valcárcel del trasvase Tajo-Segura y Jesús Abadía, presidente del juzgado de aguas de Orihuela, ha subrayado "el incansable apoyo" a los regantes, todavía "más evidente" en estos días de debate del Estatuto castellano-manchego. Mónica Lorente, alcaldesa, se ha referido a Camps y Valcárcel como los "presidentes del agua". "Estábamos intranquilos por la amenaza del PSOE, y afortunadamente, Camps y Valcárcel han estado ahí defendiendo nuestros intereses", ha afirmado Lorente.

El presidente valenciano ha resaltado su buena relación con Valcárcel y el objetivo común de defender los trasvases que afectan a ambas comunidades. "En estos días han intentado equivocarnos, cambiar el discurso, los planteamientos y el talante, pero no lo han conseguido. Hemos conseguido lo que hemos conseguido, y aunque parezca difícil, llegaremos a nuestro objetivo", ha dicho Camps. Ese objetivo, según el jefe del Consell, pasa por la construcción del derogado trasvase del Ebro y por un pacto nacional por el agua. Valcárcel, por su parte, ha afirmado: "Hicimos lo que teníamos que hacer. Nunca iremos contra nadie". "No se trata de aritmética electoral, sino de luchar por el agua porque lo llevamos en los más profundo de nuestro ser", ha añadido el presidente murciano.

La defensa de ambos dirigentes del trasvase Tajo-Segura ha chocado con la postura de la secretaria general del PP y presidenta de los populares en Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal. También ha generado tensiones en el PSOE, ya que el líder de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, se ha opuesto a la reserva hídrica planteada por el presidente castellano-manchego, el también socialista José María Barreda.