Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El último de los asesinos de Puerto Hurraco se ahorca en su celda

Antonio Izquierdo se quita la vida en Badajoz el mismo día en que tenía que haber salido en libertad de no ser porque se le aplicó la 'doctrina Parot'

Antonio Izquierdo, de 72 años, el único que quedaba vivo de los hermanos que en 1990 asesinaron a tiros a nueve personas e hirieron a otras seis en Puerto Hurraco (Badajoz), se ha ahorcado en su celda de la prisión de Badajoz, han informado fuentes de Instituciones Penitenciarias. Lo hizo ayer, el mismo día que tenía que haber salido en libertad de no ser porque a su caso se aplicó la doctrina Parot, establecida por el Tribunal Supremo en 2006.

Estas mismas fuentes han precisado que los funcionarios de la cárcel, que encontraron el cadáver del interno mientras hacían una ronda alrededor de las dos de la madrugada de ayer, avisaron inmediatamente a los servicios médicos, que sólo pudieron certificar su muerte. Casualmente, han señalado estas fuentes, ayer era el día que Izquierdo, que cumplía una condena de 25 años, hubiera quedado en libertad si no se le hubiese aplicado la doctrina Parot, por lo que aún le restaban cinco años de pena por cumplir. Izquierdo, que se encontraba interno en el módulo de enfermería debido a su delicado estado de salud, había mostrado su malestar por la aplicación de esta doctrina, según han detallado las fuentes consultadas.

El recluso fue condenado junto a su hermano Emilio, que murió de muerte natural en la prisión de Badajoz en 2006, a una pena de 344 años de cárcel cada uno por la matanza de Puerto Hurraco, que conmocionó a la sociedad española el 26 de agosto de 1990.

Un año antes, también fallecieron sus hermanas, Luciana, de 77 años, y Ángela, de 64, tras 15 años internadas ambas en el Hospital Psiquiátrico de Mérida por consejo de los médicos, aunque fueron absueltas en el juicio. El rodaje en 2003 de una película sobre el crimen, dirigida por Carlos Saura y con guión de Ray Loriga, levantó mucha polémica en el pueblo, ya que consideraban que las heridas estaban todavía abiertas.