Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hugh Laurie: "La televisión ha dañado mi matrimonio"

El protagonista de 'House' reconoce que la serie ha triunfado a costa de su vida familiar

A pesar de que, a primera vista, parece que Hugh Laurie siempre habla con la ironía de su personaje, esta vez el actor ha confesado en serio que House ha logrado interferir en su vida personal... y para mal. El actor británico ha asegurado a la revista estadounidense Parade que su trabajo en televisión "ha herido" su matrimonio, al haberse tenido él que trasladar a Hollywood mientras su mujer e hijos han permanecido en Londres.

Se trata de la primera vez que Laurie, de 50 años, habla en público sobre su familia, ya que siempre ha sido muy celoso de su vida personal. Pero esta vez no ha escatimado en detalles. "No puedo decir que hacer esta serie haga mi matrimonio más fácil", contesta cuando le preguntan qué tal lleva lo de pasar más tiempo en el set que en casa. "Trabajar en una serie de televisión semanal es como enrolarte en la marina y viajar a la otra punta del mundo por meses o incluso por un año".

Así las cosas, parece ser que los 273.000 euros que cobra por episodio no han sido suficientes para hacer feliz al actor británico, que en los seis años que lleva interpretando al polémico doctor House no ha dejado de estar en lo más alto del mundo de la televisión.

Cuando en 2004 fue contratado para protagonizar la serie, su mujer y él decidieron que ella se quedaría en Reino Unido para permanecer al lado de sus hijos Charlie, de 20 años, y Rebecca, de 16, mientras él viajaba a Estados Unidos. Ahora esta idea está pasando factura a su estabilidad familiar. "No estaba preparado para esto", apunta.

Por si fuera poco, Laurie afirma que tampoco está disfrutando de su trabajo. Según cuenta, no sale de rodar antes de las cuatro de la madrugada y nada más abandonar el set se va a dormir para, a la mañana siguiente, levantarse y reanudar el rodaje. "Esto no es vida", concluye el actor, que para colmo asegura que fingir la cojera de su personaje le provoca fuertes dolores en su pierna.