"Les habían dejado morir"

La fragata Navarra rescata a 13 iraníes abandonados por los piratas sin comida, agua y combustible

"Los piratas les habían dejado morir", asegura el portavoz de la Misión Atalanta, John Harbour. "La fragata Navarra les ha salvado la vida".

En la fuerza aeronaval europea de lucha contra la piratería, Eunavfor, tienen pocas dudas. Si la fragata española no llega a intervenir, los 13 tripulantes del UAID 400, un pequeño pesquero de bandera iraní, habrían muerto. Cuando los militares españoles les encontraron, a la deriva, la desesperación ya les había llevado a beber agua de mar.

Los piratas habían atacado el pesquero el pasado 16 de marzo, cuando regresaban a su puerto, Bulushi, en Irán. Los pescadores relataron que les ataron a todos y durante dos días no les dieron agua ni comida. El barco debió de parecerles pequeño, y las posibilidades de pedir rescate por sus ocupantes escasas - los piratas eligen por Internet los buques que quieren secuestrar, preferiblemente grandes y con tripulantes europeos- así que decidieron saquear el pesquero y salir en busca de una presa mejor. Cuando abandonaron el UAID 400 sabían que sus tripulantes tenían muy pocas posibilidades de sobrevivir porque les habían robado toda el agua, toda la comida y el combustible necesario para llegar a la costa más cercana, a 250 millas.

El 19 de marzo, la tripulación logró emitir una llamada de auxilio con la escasa batería de su teléfono satélite. Eunavfor alertó a la fragata Navarra, que entonces estaba a unas 270 millas del barco. Los españoles pusieron rumbo a toda velocidad hacia la zona, mientras intentaban, sin éxito, volver a contactar con el pesquero. La batería se había agotado definitivamente con aquella llamada de socorro.

"Habían comenzado a beber agua del mar"

Finalmente, fue uno de los helicópteros de la fragata el que a primera hora de la mañana del 20 de marzo, localizó el UAID 400 a 20 millas de la costa somalí, cerca de Kismayo, según Eunavfor, es decir, en aguas de zona exclusiva de Somalia. "Los 13 tripulantes pidieron desesperadamente ayuda por señas", según Defensa, y la fragata envió un equipo de reconocimiento al barco que comprobó lo cerca que había estado la tragedia. Los 13 pescadores habían comenzado a beber ya agua de mar para intentar saciar la sed, no tenían víveres ni forma de comunicarse.

Los iraníes fueron atendidos por los médicos de la Navarra por deshidratación, y una vez se recuperaron, partieron rumbo al puerto más cercano con el combustible y los víveres que les facilitaron los españoles.

"Los piratas nunca son amables, pero este acto ha sido especialmente cruel", asegura John Harbour, portavoz de Eunavfor

100 piratas capturados en marzo

Eunavfor busca ahora a los culpables. Sólo este mes han capturado 100 piratas, entre ellos, los sospechosos de atacar a dos atuneros españoles. Once de ellos han sido trasladados a Seychelles para ser juzgados. Francia ha entregado a otros 28 a las autoridades de Puntlandia.

"Ha sido una semana con mucho trabajo", aseguran fuentes de la misión europea de lucha contra la piratería en el Índico. Especialmente, para la fragata holandesa TROMP, que ha desarticulado cuatro grupos piratas. La fragata ha destruido sus buques nodriza y lanchas rápidas, y confiscado su armamento y munición. En varias operaciones ha detenido a 30 sospechosos que después fueron liberadas con agua y combustible suficiente para llegar a la costa.

Pese a todo, los piratas mantienen secuestrados siete barcos secuestrados y 150 rehenes, entre ellos, el capitán español de un pesquero keniano, el Sakoba.

El barco iraní <i>Uaid-400</i> rescatado por la <i>Navarra</i> tras ser abandonado a su suerte por un grupo de piratas somalíes.
El barco iraní <i>Uaid-400</i> rescatado por la <i>Navarra</i> tras ser abandonado a su suerte por un grupo de piratas somalíes.MINISTERIO DE DEFENSA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS