Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El asesino confeso dice que no sabe donde está el cuerpo de Marta del Castillo

La ex novia de Carcaño alardea de sus cambios de versión en su declaración ante el juez

El asesino confeso de la joven Marta del Castillo, Miguel Carcaño, aseguró este viernes que no sabe donde está el cuerpo de la víctima, en la única pregunta que respondió al término de la audiencia previa al juicio con jurado. Al término de una sesión de 14 horas de duración, el juez de instrucción 4 de Sevilla preguntó al joven si deseaba declarar, a lo que Miguel contestó de forma negativa, y entonces el magistrado le dijo que "sólo deseaba hacerle una pregunta: dónde está el cuerpo de Marta". Con la cabeza baja entre los hombros, respondió simplemente: "No lo sé", según han relatado abogados personados en la causa.

Antes había declarado su ex novia, que alardeó de sus mentiras ante el juez . La menor, Rocío P. G., de 15 años, replicó ante las preguntas del magistrado, los letrados y el fiscal: "Si le miento a la policía, le miento a cualquiera". En esta sucesión de mentiras que ha sufrido la compleja instrucción que investiga la desaparición de la menor sevillana Marta del Castillo, el juez, Francisco de Asís Molina, interrogó como testigo a Rocío P. G. por sus diferentes versiones de los hechos, y según fuentes del caso, confirmó sus mentiras ante la policía y que no le importaba mentir de nuevo, ante el pasmo de los presentes.

Asimismo, la menor residente en Camas contó al juez que el día del crimen, Carcaño se dejó olvidado el móvil en su casa de la citada localidad aledaña a la capital sevillana cuando salió en la madrugada posterior al crimen. Esto invalidaría su coartada de que había permanecido en el lugar, avalada por el registro de las antenas repetidoras de móviles que le situaba en Camas.

La menor, de 15 años, ratificó su última versión ofrecida ante el juez, en la que dijo que Carcaño le había confesado la noche del crimen que ocultó el cuerpo de Marta en una zona muy cercana a su casa de Camas. Esto hizo que la policía realizara una tercera búsqueda en una zanja de Camastras los intensos y costosos rastreos en el río Guadalquivir y el vertedero de Sevilla, e incluso una cuarta después de que lo ordenara la Audiencia Provincialel pasado febrero. La ex novia de Carcaño aseguró este viernes que el cuerpo de Marta fue arrojado en una arboleda próxima a su domicilio, y alejada unos 600 metros de los dos puntos donde la policía había buscado a la joven.

Asimismo, las partes interrogaron a la adolescente por la supuesta llamada que habría recibido en la que alguien la amenazaba con la posibilidad de dañar a su familia y graves insultos. Rocío P. G. alegó que ella no acusó directamente al hermano de Carcaño, Javier Delgado, sino que los policías le mostraron distintas voces y ella identificó una de ellas, que correspondía con la de éste. Delgado se ha querellado esta semana contra la menor por falso testimonio y posiblemente la querella la ha amedrentado. La menor compareció durante una hora y media, justo antes de que declararan su madre y su abuela para ofrecer detalles de su breve convivencia con Carcaño de tres semanas, desde el día del crimen hasta que el joven fue detenido. Pese a que declaró protegida por una mampara, Rocío P. G. sufrió un ataque de ansiedad tras cruzarse con Carcaño al finalizar su declaración, y sus familiares intentaron consolarla en los pasillos mientras repetía graves insultos.

Por la mañana, a las 9.00, Carcaño había sido recibido entre gritos por los ciudadanos concentrados a las puertas de los juzgados. "Asesino, escupe dónde está la niña", le increparon. Poco después, la madre del menor Javier G., El Cuco, alegó que la única llave de su coche la tenía ella, lo cual descarta el uso del automóvil en la noche del crimen.