Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Castigos disciplinarios en el PP

Cobo y Costa: una misma sanción para dos líderes con nada en común

Los dos líderes populares fueron suspendidos un año de militancia por motivos muy diferentes

Misma sanción pero nada en común. Manuel Cobo y Ricardo Costa fueron castigados el pasado enero con un año de suspensión de militancia del Partido Popular. Sin embargo, son hombres muy diferentes. Lo es su relación con la dirección nacional y los motivos de su sanción. Pese a ello, las dos suspensiones fueron interpretadas como una batalla perdida del marianismo frente al aguirrismo.

Cobo, dirigente nacional, mano derecha de Alberto Ruiz Gallardón y hombre de confianza de Mariano Rajoy, fue suspendido por afirmar en una entrevista con EL PAÍS que lo que hacían los cercanos a Esperanza Aguirre con la candidatura de Rodrigo Rato como presidente de Caja Madrid era "de vómito". Tras su suspensión, que Cobo recurrió, Gallardón no le retiró su apoyo y le mantuvo en su cargo de vicealcalde.

Costa es un líder regional, que creció a la sombra de Francisco Camps, uno de los barones de Rajoy, y que recogió avales para el líder popular, contra su hermano Juan, en el congreso de Valencia de 2008. Fue la cabeza de turco de la rama valenciana del caso Gürtel aunque, oficialmente, nunca fue sancionado por su amistad con Álvaro Pérez, El Bigotes, cabecilla de la trama valenciana, sino por insinuar que seguía siendo secretario general del PP valenciano cuando Génova lo daba por destituido.

En concreto, dijo que suspendería sus funciones cuando le abrieran una investigación, pero nadie lo había hecho. Así que, tal y como decía el acta firmada por su teórico sucesor, se consideraba secretario general. Camps fue el culpable de este caos, porque había comunicado a Rajoy que Costa había sido relevado en una reunión, decisión que, en realidad, nunca fue votada. Ante el reto de Costa, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ordenó su suspensión cautelar, al sentirse desautorizada. Camps dejó caer así a Costa y éste se defendió públicamente y explicó que se limitó a obedecer las órdenes del presidente valenciano para que contratara todos los actos del PP con El Bigotes. Pese todo, y contra todo pronóstico, no recurrió la sanción.

Sin embargo, Como Gallardón con Cobo, el PP valenciano no ha abandonado a Costa. El grupo popular en las Cortes Valencianas decidió el pasado 2 de marzo nombrarle portavoz en la Comisión de Desarrollo del Estatuto, responsabilidad por la que ingresará un complemento a su sueldo de 600 euros.