Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP confirma la suspensión de un año revisable para Cobo y Costa

El Comité Nacional de Derechos y Garantías del PP ratifica las sanciones contra el vicealcalde de Madrid y el ex secretario general del partido en Valencia

El Comité Nacional de Derechos y Garantías del PP, reunido esta tarde, ha confirmado la sanción de un año de suspensión de militancia para el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, y el ex secretario general del partido en Valencia, Ricardo Costa, según informan fuentes de la dirección del PP, aunque oficialmente no hay aún confirmación.

El comité ha optado así por no rebajar la condena inicial, aunque el hecho de que sea revisable deja absoluta libertad al partido para devolver la militancia a los dos dirigentes en cualquier momento. De hecho, se esperaba que ambos recuperaran su militancia a los seis meses de suspensión, un periodo que están a punto de cumplir. El asunto se ha convertido ya en un engorro para la dirección de Mariano Rajoy, deseoso por un lado de recuperar cuanto antes a Cobo y Costa y olvidarse del asunto y, por otro, de no dar muestras de debilidad interna después de unos meses de gran tensión y crisis de liderazgo.

Este comité, formado por una docena de personas, lleva casi cinco meses, algo inédito, intentando tomar una decisión que teóricamente era sencilla: evaluar los cargos y los pliegos de descargo, analizar los estatutos y optar por una sanción definitiva.

Los cargos de Cobo y Costa son completamente diferentes. El vicealcalde de Madrid -que no ha perdido su puesto- fue sancionado por criticar a Esperanza Aguirre en una entrevista en EL PAÍS. Costa, salpicado por el caso Gürtel, fue suspendido por insistir en que era secretario general del PP valenciano cuando la dirección nacional lo daba por destituido, algo que formalmente nunca se produjo porque no se votó. El PP valenciano presionaba para rehabilitar a Costa -su jefe, Francisco Camps, quiso hacerlo consejero de la Generalitat-, y el PP madrileño, dirigido por Aguirre, para mantener la sanción a Cobo.