Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prohibido hacerle fotos a Nefertiti

El Neues Museum de Berlín no permite tomar instantáneas del busto incluso sin utilizar el 'flash'

El famoso busto de Nefertiti, la faraona que se exhibe en el Neues Museum de Berlín ya no podrá ser fotografiado, ni si quiera sin flash, para evitar la degradación de los pigmentos de la escultura. Así lo han anunciado hoy desde la Fundación del Patrimonio Cultural Prusiano, que han explicado que la medida se toma como precaución ante el incumplimiento, por parte de muchos visitantes, de la norma que prohíbe fotografiar con flash a la reina egipcia.

La prohibición de obtener instantáneas, no obstante, solo atañe al famoso busto, que requiere de una especial protección, por lo que el resto de piezas que alberga el museo podrán seguir siendo retratadas, siempre sin flash. La reina del Nilo, uno de los tesoros arqueológicos más preciados de Berlín, está protegida por una urna de cristal antibalas en una pequeña sala con luces tenues y, hasta ahora, se permitía a los visitantes que tomaran imágenes sin flash del busto.

La pieza, que cuenta con más de 3.500 años de antigüedad, se ubica desde el pasado mes de octubre en el Neues Museum, en la isla de los museos, lugar que fue su primer emplazamiento para ser exhibida, después de haber sido descubierta en Egipto por arqueólogos alemanes hace casi un siglo. Nefertiti pasó sepultada y sin sobresaltos 3.400 años en el Valle de Amarna, hasta que fue descubierta por el arqueólogo Ludwig Borchardt en 1912.

Varios traslados

Primero fue presentada en el Neues Museum, donde encandiló ya al Kaiser Guillermo II, que se llevó consigo una réplica a su exilio holandés, en 1918. También cautivó a Adolf Hitler, que además de negarse a restituirla a Egipto hizo que se la ocultase en una mina de Turingia durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, que destruyeron el Neues Museum.

De Turingia la rescataron las tropas estadounidenses y durante décadas fue exhibida en el sector americano del Berlín dividido por el Muro, primero a las afueras de la ciudad y a partir de 1967, en el Museo Egipcio del barrio de Charlottenburg.

Tras la reunificación vinieron un sinfín de nuevas mudanzas en varios domicilios provisionales: primero fue colocada en el Kulturforum, entre los neones de un moderno complejo museístico, y luego en el Altes Museum, ya en su Isla, mientras el arquitecto David Chipperfield acondicionaba el museo en el que ahora reside.

A partir de ahora, los turistas tendrán que conformarse con las postales, ya que no podrán llevarse a casa un recuerdo en su propia cámara de la que está considerada como "la "Mona Lisa" de la Antigüedad.