Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Antich, decidido a romper con Unió Mallorquina tras las detenciones por corrupción

Arrestadas en Baleares 13 personas, relacionadas con una trama que "toca" la financiación de UM.- El presidente balear anunciará mañana "decisiones drásticas"

La frágil mayoría del Gobierno multipartito de centroizquierda de Baleares se derrumba tras la última operación policial contra una trama corrupta que "toca" las finanzas de Unió Mallorquina (UM), el principal socio de Francesc Antich en el Ejecutivo. El presidente balear ha asegurado en privado que la situación "no se puede aguantar" y que mañana viernes "anunciará decisiones drásticas", según han confirmado fuentes muy próximas a Antich, quien descarta, en todo caso, convocatoria anticipada de elecciones.

La operación contra la corrupción que se inició ayer con la detención de un alto cargo del gobierno balear, se ha saldado con el arresto de 13 personas, entre los que figuran tres cargos políticos, otros relacionados con Unió Mallorquina y cargos intermedios del Instituto de Estrategia Turística (Inestur). Dos de ellas han sido puestas en libertad, mientra que el resto pasará a disposición judicial entre el sábado y el domingo.

El escándalo estalló ayer con el arresto del director general de Calidad Ambiental de la Conselleria de Medio Ambiente, Antoni Oliver, de UM, ex gerente del Inestur, acusado de malversación de fondos públicos, cohecho y prevaricación. Pero el primer caso de corrupción de UM con el Gobierno de Francesc Antich es mucho más amplio. Hoy han sido detenidos otros dos cargos del ejecutivo balear: el director general de Promoción Turística, Joan Sastre (UM), y Antoni Rebassa, director de área del Instituto de Mejora del Entorno Turistico (IMED) del Inestur y concejal de Alaro por UM.

Entre los detenidos, se encuentra también Álvaro Llompart, encargado de la unidad administrativa de Inestur y al mismo tiempo responsable de contabilidad de Unió Mallorquina. Fuentes de la investigación definen la red corrupta como "chiringuitos" de pagos de favores y autoadjudicaciones de contratos y servicios. Uno de los 13 detenidos llegó a percibir fondos de tres fuentes distintas, supuestamente irregulares.

Antoni Oliver, profesor de secundaria y escritor, gestionó desde Inestur en 2009 hasta 7,5 millones de inversión, que contenían partidas de medio millón para estudios o 1,14 millones para el turismo activo. La empresa pública está agregada a la consejería de Turismo y se halla bajo control hegemónico de UM. El nuevo presidente de UM, Josep Melià, anunció un "castigo" si se demuestran "irregularidades".

La operación de hoy, ordenada por la juez Carmen Abrines a petición del fiscal anticorrupción, Pedro Horrach, incluye además el registro del consorcio informático de Mallorca, que ayer fue precintado por presuntas contrataciones irregulares.

La detención de Joan Sastre ha sido confirmada por el portavoz del consejero de Turismo y por fuentes de la investigación. Precisamente, el arresto se ha producido cuando Sastre se sumaba a una comitiva que iba a visitar hoteles de la comunidad en la que iban, además del propio consejero, el presidente balear, Antich.

Responsabilidades políticas

Los partidos políticos mallorquines comienzan a movilizarse. El Bloc (PSM-IU-Verds) ha pedido a Antich que se realice una auditoría general para determinar si el caso que ahora ha estallado es aislado o existe una trama relacionada con el partido.

Además, la presidenta del Consell de Mallorca, Fransina Amerngol (PSOE) que tiene bajo su tutela el consorcio informático que hoy se está registrando, ha prometido la máxima colaboración con la justicia y ha reconocido que UM asumió ayer sus responsabilidades políticas con la destitución de Oliver, aunque ha recordado que en un estado de derecho hay que respetar la presunción de inocencia.