Rajoy se ve preparado para gobernar ya y reta a Zapatero a un debate

Cospedal acusa al Gobierno de estar noqueado mientras Aguirre pide elecciones anticipadas

El Partido Popular ha iniciado una dura ofensiva contra el Gobierno tras los últimos reveses económicos y políticos que ha desembocado en la petición de elecciones y la amenaza de una moción de censura. Si la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, pedía ayer un adelanto electoral, hoy el presidente del PP, Mariano Rajoy, se ve "en condiciones de gobernar en cualquier momento" y ha retado al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a mantener un debate en el Congreso de los Diputados sobre la situación económica de España.

Tras visitar en Valladolid el Centro de Formación Profesional Juan Herrera, Rajoy ha declarado a los periodistas que por el momento lo que tiene que hacer el PP es "plantear cosas útiles", a pesar de que haya voces que hablan de adelanto de elecciones, una hipotética moción de censura o un acuerdo para gobernar junto a los socialistas.

Más información
Aguirre reclama que Zapatero convoque elecciones
El PSOE deja solo a Barreda en su petición de cambios en el Gobierno
Alonso: "Zapatero por responsabilidad agotará la legislatura"

Su número dos, María Dolores de Cospedal, ha anunciado que su partido va a recabar los apoyos necesarios para poner en marcha cualquiera "de las salidas o vías recogidas en la Constitución", incluida la moción de censura, mientras Gallardón había anunciado antes que Rajoy pedirá un debate monográfico en el Congreso sobre economía.

Cospedal, en una entrevista en la Cope, ha reconocido que hoy por hoy no cuentan con los votos necesarios para poner en marcha un mecanismo que precisa de mayoría absoluta en el Parlamento, pero ha asegurado que su grupo ya trabaja en conseguir los respaldos que permitan a Rajoy postularse para presidente del Gobierno sin necesidad de acudir a las urnas, un escenario que el líder del PP no crea que se vaya a producir.

En opinión de la secretaria general del PP, el Gobierno es incapaz de encarar las reformas que necesitamos y de pactar con ellos las que quieren hacer. En concreto, Cospedal ha acusado al Ejecutivo de pretender cambiar el sistema de pensiones al margen del Pacto de Toledo y, aunque ha considerado que "la medida de ampliar la edad de jubilación no es mala" no es viable sin abordar otras reformas necesarias, como la del mercado laboral.

Cospedal ha acusado además al Gobierno de estar dividido, lo que paraliza su gestión. "Por no tomar medidas por miedo a perder votantes se está perjudicando a los trabajadores", ha asegurado la número dos del PP, para quien el Ejecutivo que dirige Zapatero está "noqueado".

Por su parte, el portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, ha negado cualquier posibilidad de adelanto electoral y ha augurado que a finales de 2010, cuando España comience a salir de la crisis "con este Gobierno", la ciudadanía verá que la oposición "no ha arrimado el hombro" para ayudar al país.

En principio, las elecciones generales está previsto que se celebren en marzo de 2012, es decir, queda más de la mitad de la legislatura.

Ya a última hora de la mañana, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, ha rechazado comentar las palabras de ayer de Aguirre aunque ha anunciado que Rajoy va a pedir un debate en el Congreso de los Diputados sobre economía y la crisis, informa Daniel Verdú.

En la misma dirección que su secretaria general se ha mostrado el portavoz económico del PP, Cristóbal Montoso, quien ha asegurado en la cadena SER que su partido "está preparado" para hacerse con las riendas del poder incluso en el plazo "de un mes". En opinión del diputado, el cambio de Gobierno debería producirse "cuanto antes, mejor".

Discrepancias en el PSOE

En cualquier caso, la crisis sí parece estar haciendo mella, si no en el Gobierno sí en el partido que lo sustenta. La petición de una crisis en el Ejecutivo que lanzó el pasado martes el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda.

El barón regional no ha encontrado ningún apoyo público. Para la dirección socialista, la inoportunidad de las declaraciones de Barreda en uno de los peores momentos del Gobierno en sus relaciones con los sindicatos y en su credibilidad, por sus propuestas de reformas de las pensiones, ha provocado una reacción de cierre de filas frente al presidente socialista manchego. Su objetivo: cerrar el debate.

Fuera de su partido, sin embargo, ha tenido mejor acogida. Josep Antoni Duran i Lleida, portavoz de CiU en el Congreso, se sumó a la petición presidente autonómico para reducir ministerios y se inclinó por apoyar el próximo martes la propuesta del PP en ese sentido, con lo que el PSOE corre el riesgo de volver a quedar en minoría en una votación en el Pleno del Congreso.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS