Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los dos chóferes de Fabra admiten haber ingresado sobres con dinero

El juez que investiga un supuesto fraude fiscal del presidente de la Diputación de Castellón les toma declaración tras identificarlos empleados de banca

Los dos chóferes que trabajan para el presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, han admitido hoy ante el juez haber sido portadores de sobres con dinero que ingresaban en las cuentas de su "jefe". Ambos han acudido al Juzgado de Instrucción número 1 de Nules para ser interrogados después de que hasta tres cajeros de dos entidades bancarias diferentes les identificaran como las personas que se encargaban de realizar estas operaciones. El juzgado investiga al también presidente del PP de Castellón por supuestos delitos contra la administración pública (tráfico de influencias, cohecho y prevaricación) así como por un presunto fraude fiscal.

Los chóferes han asegurado ante el juez que los sobres en los que portaban el dinero estaban cerrados. Aunque no han alcanzado a fijar la cantidad de veces que realizaron ingresos, han declarado que fueron "bastantes".

La Agencia Tributaria detectó, sólo en 1999, más de un centenar de ingresos cuyo origen Fabra no justificó. En muchos casos, no superaban los 3.000 euros, y, entre lo declarado y lo ingresado, se calculó un desfase de 600.000 euros de los que 300.000 eran atribuibles directamente a Fabra, que no aportó "ninguna justificación ni explicación mínimamente aceptable en cuanto al origen de los mismos".

Los inspectores de Hacienda requirieron al presidente de la Diputación hasta en 17 ocasiones con el fin de que aclarara sus cuentas. La única explicación que ofreció es que sacaba el dinero, lo guardaba unos días en su casa y, posteriormente, lo volvía ingresar.

Para los inspectores, este argumento carece de sentido, ya que algunas cuentas tenían descubiertos que podían haber sido saldados con ese dinero que, en teoría, guardaba en casa.