Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco ediles afines a Camps dejan sola a la alcaldesa de Villena, del PP

Los concejales presentan su renuncia a seguir en el grupo del PP por "discrepancias" con la regidora

El gobierno municipal del PP en Villena (Alicante) ha saltado hoy por los aires. Cinco de sus concejales, afines al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, han presentado en registro su renuncia a pertenecer al PP y pasarán al grupo de los no adscritos, por "profundas discrepancias con la alcaldesa", según han confirmado fuentes municipales. La alcaldesa, Celia Lledó, del PP, afín al presidente provincial del partido, José Joaquín Ripoll, exponente del zaplanismo en Alicante, se queda en minoría, con siete concejales, uno de ellos de baja por enfermedad y también del sector crítico. Frente a la alcaldesa estarán a partir de ahora los cinco ex ediles del PP, siete socialistas y dos de Los Verdes.

Los concejales que han renunciado son Juan Carlos Pedrosa, Maripaz Poveda, Virtudes Amorós, Adela Serra y Juan Richart. La crisis en el gobierno municipal de Villena, localidad del interior de la provincia de Alicante, viene de largo y se fragua desde hace meses.

Los ediles díscolos, minutos antes de las dos de la tarde, han presentado un escrito en el registro municipal en el que explican que abandonan el grupo del PP debido "a las serias y profundas discrepancias políticas" con la alcaldesa, Celia Lledó. "Y sobre todo por su acreditada incapacidad para mantener un diálogo fluido y colaboración sincera" con sus compañeros de candidatura, que se consideran "tratados no como adversarios, sino como enemigos", según aseguran. Los concejales campistas lamentan la "prepotencia" e "incapacidad de diálogo" de la alcaldesa, y alegan que toman la decisión antes de convertirse "en cómplices de su desgobierno y autoritarismo".

Dos factores han sido claves en la decisión de estos cinco concejales, según fuentes municipales. Uno de los detonantes ha sido la exigencia del Consell, y en concreto de consejero de Medio Ambiente, Juan Cotino, de llevar los residuos sólidos de Castellón hasta la planta de Villena, una propuesta que rechazaban los concejales del PP y la oposición en bloque. Y además, en los plenos y en las comisiones las discrepancias en los últimos tiempos han sido constantes, hasta el extremo de que el pasado septiembre un asesor municipal, que es esposo de la edil de Urbanismo (afín de Ripoll), llegó a las manos en plena calle con el edil de Obras (del sector próximo a Camps) por discrepancias en el reparto de ingresos extraordinarios del Ayuntamiento. Los cinco ediles campistas lanzaron entonces un ultimátum, que vencía hoy, para que la alcaldesa expulsara al asesor municipal que se enfrentó con el responsable de Obras. La negativa de la alcaldesa a tomar una medida ha desencadenado finalmente la crisis municipal.

José Ayelo, concejal del PSOE, admite que la crisis "viene de largo" y que era "la crónica de una muerte anunciada". Los socialistas descartan presentar una moción de censura y dejarán a la alcaldesa que gobierne en minoría. Por el momento, Celia Lledó no ha querido hacer declaraciones.

Esta noche se reunirá la ejecutiva local de los populares de Villena para analizar el nuevo escenario. La dirección del PP valenciano ha abierto un expediente de expulsión de los cinco concejales y les ha pedido que renuncien a sus actas de ediles por haber "traicionado" la voluntad de los electores.