Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un campista y un zaplanista llegan a las manos en la calle en Villena

Juan Richart, concejal de Obras y Servicios del Ayuntamiento de Villena, llegó a las manos ayer con Isidro Gozálvez, esposo de María José Hernández, concejal de Urbanismo y Patrimonio, y asesor municipal. El encontronazo entre ambos se produjo en plena calle, fuera del recinto municipal, después de una tensa reunión de la Junta de Gobierno municipal donde se debatía la posibilidad de llevar al pleno el reparto de dos millones de euros de ingresos extraordinarios obtenidos por el Ayuntamiento como resultado de la venta de patrimonio municipal.

Richart y Gozálvez se denunciaron mutuamente por agresiones ante la Guardia Civil. Gozálvez acompañó la denuncia de un parte de lesiones. En el forcejeo se dislocó el hombro y fue al médico. Un portavoz municipal atribuye la pelea a "cuestiones personales". Y subraya que el choque se produjo fuera de las dependencias municipales y "no llegó la sangre al río".

Richart es un convencido campista, mientras que María José Hernández, esposa de Gozálvez, es zaplanista, y afín la alcaldesa, Celia Lledó.El pasado mes de junio se produjo un encontronazo entre los dos sectores del PP en el gobierno municipal de Villena cuando se planteó por primera vez el reparto de los dos millones de euros de ingresos extraordinarios obtenidos por enajenación de patrimonio municipal. La propuesta de reparto planteada por los zaplanistas no satisfizo a los campistas, que optaron por ausentarse del pleno e impedir la votación. La nueva propuesta de reparto de los fondos en cuestión, defendida por la edil de Urbanismo y responsable de Patrimonio, fue la espoleta que provocó la pelea entre Richart y Gozálvez.

La Junta de Gobierno se celebró a puerta cerrada, pero inmediatamente después, una vez que Richart abandonó el Ayuntamiento, Gozálvez le acusó de insultar a su esposa y le requirió para que no volviera a hacerlo, según otras fuentes. Richart no se arredró y ambos empezaron a empujarse. El forjeceo debieró ser de calibre que Gozálvez acabó con un hombro dislocado, según consta en el parte de lesiones que entregó a la Guardia Civil cuando formalizó una denuncia por agresiones. Richart no presentó parte de lesiones, pero sí acudió a la Guardia Civil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de septiembre de 2009