Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid privatizará las citas médicas

La Comunidad de Madrid ha convocado el concurso que dará a una empresa la gestión de este servicio a los ciudadanos

El sindicato CSIT Unión Profesional ha denunciado hoy que la Comunidad de Madrid pretende privatizar el servicio de citas médicas a partir del 14 de febrero.

Según un comunicado de CSIT, la Comunidad de Madrid publicó en el BOCM del 14/01/2010 la apertura del plazo de licitación del servicio denominándolo Centro de Atención Personalizada (CAP) y las empresas que quieran concursar podrán solicitar la concesión de este servicio hasta el 14/02/2010.

El sindicato recuerda que a mediados de 2009, la Consejería de Sanidad anunció a los sindicatos que antes de iniciar cualquier procedimiento negociarían las condiciones de los trabajadores.

Sin embargo, en el pliego de prescripciones técnicas incluido en la licitación publicada este mes, ya se contempla la "distinción" de los empleados públicos que desarrollen su trabajo en las dependencias

donde se ubique el CAP, es decir, en la empresa privada que finalmente resulte concesionaria de este servicio.

Según un comunicado de CSIT, la Consejería de Sanidad ha impedido negociar las condiciones de trabajo de los aproximadamente 700 profesionales afectados por esta medida, ya que no ha informado a las organizaciones sindicales presentes en la Mesa de Negociación de Sanidad.

"Con la privatización del servicio de citas médicas, la Administración de la Comunidad de Madrid da un paso más en la destrucción de empleo público, además de aportar 40 millones de euros, es decir, el 100% del capital hasta 2014", asegura el sindicato.

CSIT considera que "la correcta gestión de los recursos humanos que ya están adscritos a la Consejería de Sanidad y que desarrollan sus funciones asignando citas médicas, podría evitar el desembolso de estos 40 millones de euros que va a pagamos a pagar los madrileños a la empresa elegida durante 4 años".

A juicio de CSIT, con la implantación del CAP no se eliminan las vías o filtros que ya existen para que el ciudadano solicite cita médica (el Interactive Voice Response y el propio Centro de Salud).

Así, los pacientes seguirán estando asignados a su zona actual y, si quieren cambiar de facultativo, será el CAP el que lo gestione siempre y cuando el facultativo elegido tenga su agenda sin cubrir.