Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

López de Uralde: "Lo peor es que no comprendíamos por qué estábamos encarcelados"

Liberado con cargos el director de Greenpeace España y sus otros tres compañeros tras 20 días en prisión.- La intención del activista es regresar esta tarde de Copenhague

"Lo estamos celebrando con cava. Estamos muy contentos. Nos están informando de lo que ha ocurrido en el exterior en estos 21 días de cárcel [20, ya que fue detenido el 17 de diciembre] y estamos tratando de comprender la extrema dureza de todo lo que nos ha pasado". Juan López de Uralde, el director de Greenpeace España encarcelado en Copenhague, ha sido liberado con cargos sobre las seis y media de la tarde de ayer junto a los otros tres activistas detenidos. En conversación telefónica con EL PAÍS, Uralde se ha hecho oír en medio de la animada fiesta que sus compañeros ecologistas y la tripulación al completo del Rainbow Warrior les han organizado para celebrar su puesta en libertad. Para hoy a las diez de la mañana estaba fijada una vista judicial que ha sido finalmente cancelada. Ahora deberán esperar a que se fije la fecha de su proceso y, como recuerda la ONG, se enfrentan "a posibles penas de prisión". Una hora después, a las 11.00, el director de Greenpeace España ofrecerá una rueda de prensa en el Rainbow Warrior. Su intención es, a media tarde, regresar a España, según informa Clemente Álvarez.

López de Uralde, el suizo Christian Schmutz, la noruega Nora Christiansen y el holandés Joris Thijssen han pasado tres semanas en prisión preventiva e incomunicados por una protesta pacífica durante la Cumbre del Clima: se colaron en la cena de gala que la Reina de Dinamarca ofreció a los jefes de Estado y de Gobierno cuando apenas quedaban 24 horas para el final de la cumbre y el acuerdo por el clima hacía aguas y desplegaron una pancarta con el lema Los políticos hablan, los líderes actúan. "Lo peor ha sido que no comprendíamos por qué estábamos encarcelados. No nos podemos explicar que una protesta pacífica, una más de las muchas que organiza Grenpeace, haya tenido una respuesta tan desproporcionada. Y en un país democrático", ha señalado al respecto el líder ecologista.

Sobre una de las máximas preocupaciones expresadas por la familia, que convivían con presos comunes, el director de Greenpeace España ha despejado todo temor y ha dicho que todo lo contrario: les han "ayudado mucho". "Lo mejor ha sido sentir su solidaridad, pero la dureza con que nos han tratado nos resulta del todo incomprensible", ha subrayado. Sobre cómo han transcurrido estos días de encierro y soledad, ha destacado: "Nos enterábamos de lo que ocurría en el exterior a través de una pequeña radio, porque a las pocas personas que se les ha permitido visitarnos se les prohibió expresamente que aludieran a nuestra situación". En resumen, "ha sido todo increíble". "En España hemos hecho protestas similares y ni siquiera nos han detenido", ha remachado. "Inexplicable" es la palabra que más ha repetido durante la conversación.

Mañana en el Rainbow Warrior

Este martes, durante la primera y única visita que le hizo su mujer y su hermano, contó que les trataban "como a perros". López de Uralde estuvo encerrado solo en una celda no muy grande, pero al menos con una ventana. Los otros tres, a los que veía en el patio de diez a once de la mañana, se tenían que conformar con un pequeño ventanuco al que apenas llegaban. Según contó a sus familiares, tras la detención el español tuvo que pasar 24 horas en un cuarto con sólo una colchoneta en el suelo, con la luz encendida de forma permanente y con una cámara vigilando en todo momento.

Los miembros de Greenpeace han sido puestos en libertad porque la Policía danesa ha concluido su investigación -en este país hacen las veces de juez instructor-, y ha elevado el caso a la fiscalía, que ha pedido al juez que tome esta decisión. La puesta en libertad se ha adelantado así en un día a la fecha tope que tenía la Policía para ponerlos a disposición judicial, algo que se esperaba que ocurriera mañana. A todos ellos se les acusa de los delitos de allanamiento de morada, suplantación de autoridad pública y falsificación de documentos, cargos que han sido asumidos por la Justicia de Dinamarca. En una nota, Greenpeace advierte de que sus cuatro miembros, a los que apoda los cuatro activistas de la alfombra roja, "se enfrentan todavía a juicio en los tribunales daneses y posibles penas de prisión".

Los cuatro han sido recibidos con aplausos y vítores a las puertas de la cárcel de Copenhague por grupo de unos 30 miembros y simpatizantes de la organización ecologista, que mantiene desde la cumbre su buque insignia en un muelle de la capital danesa. Ninguno de los excarcelados han querido hacer declaraciones al abandonar la cárcel y se han remitido a una rueda de prensa que ofrecerán mañana en el Rainbow Warrior, donde se encuentran ahora descansando. El responsable de Greenpeace en España ha llamado inmediatamente a su esposa desde un teléfono móvil para anunciarle que ya se encontraba en libertad. "Koro [Castellano], ya está, ya está", le ha dicho, emocionado, informa Efe.

"Fuera de toda proporción"

Mads Christensen, director ejecutivo de Greenpeace en Dinamarca, ha acogido con alegría su puesta en libertad, pero ha sido duro con las autoridades danesas. "El encarcelamiento innecesario de estos cuatro activistas pacíficos ha sido efectivamente un castigo sin juicio. Este castigo se ha sumado al fracaso de los líderes del mundo para acordar un tratado legalmente vinculante para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. La duración de esta detención sin juicio está fuera de toda proporción por una simple protesta con un objetivo legítimo", declara en una nota hecha pública por la organización.

La ONG había realizado multitud de actos de protesta y medidas de presión por la encarcelación de sus miembros, como desplegar una pancarta en la Puerta del Sol en Madrid o entregar más de 50.000 firmas a la embajada danesa en la capital española. La ONG siempre ha denunciado la desproporción del trato recibido -tres semanas de prisión preventiva y sin visitas salvo una este martes y mezclados con presos comunes- con el único delito que cometieron.

Más información