Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Pobre José. Debe ser duro ir detrás de Dios"

Polémica en Nueva Zelanda por cartel que se mofa de la concepción inmaculada de Jesús en la que creen los católicos

Madrid / Sidney (Australia)

Un cartel que muestra a María y José en la cama ha suscitado un rosario de críticas en Nueva Zelanda. No porque la madre y el padre putativo de Jesús estén en la cama -aparecen convenientemente tapados por una sábana que sólo deja sus hombros al aire, bien separaditos y mirando uno para cada lado con cara de circunstancia-, sino porque se burla de la concepción inmaculada de la Virgen María en la que creen a pies juntillas todos 1.100 millones de católicos del mundo. El cartel ha sido erigido por una iglesia anglicana progresista en Nueva Zelanda, frente al templo. Pobre José. Debe ser duro ir detrás de Dios, reza la imagen, colocada delante del templo de San Mateo en la ciudad neozeladesa de Auckland. Los responsables de la iglesia, llamada St Matthew-in-the-city, sostienen que la intención del cartel era que los fieles se replantearan el auténtico significado de la Navidad.

El vicario, Glynn Cardy, explica que la imagen pretende atacar los estereotipos sobre la concepción inmaculada de Jesús y generar un debate serio sobre el asunto. "Queríamos ridiculizar la noción literal de un Dios masculino en el cielo que, de alguna manera u otra, logró impregnar a María. Cuestionamos en sentido literal tanto cómo fue concebido Jesucristo como la masculinidad de Dios en cualquier sentido literal", subraya Cardy, quien admite que su iglesia tiene ideas muy liberales. Por ejemplo, en su web posan sonrientes curas varones con mujeres también ordenadas sacerdotes.

En el cartel, bastante feo y que imita el estilo de los frescos renacentistas, José aparece apesadumbrado y cabizbajo en el lecho matrimonial, mientras, María con cara de decepción, levanta sus ojos hacia arriba buscando a Dios. La portavoz de la diócesis de la Iglesia Anglicana en Auckland, Lyndsay Freer, ha criticado la imagen porque a su juicio implica que María y José recurrieron a las relaciones sexuales para concebir a Jesús, algo "inapropiado, irrespetuoso y ofensivo hacia los cristianos".

"Un cartel así es más propio de un grupo anticristiano que quiere mofarse de la divinidad de Dios", ha declarado a la radio nacional. Freer ha señalado que la concepción de Cristo es una importante cuestión teológica que no puede ser analizada a la ligera, por lo que la estrategia de Cardy "no generará ningún debate inteligente sobre el tema". A las pocas de levantarse la marquesina ya ha sufrido pintadas de radicales y vándalos, mientras cientos de fieles han defendido y atacado casi a partes iguales la iniciativa a través de mensajes escritos en la página de la iglesia.