Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empresarios reclaman a Camps "tranquilidad y sosiego" en la política valenciana

El presidente de Cierval, Rafael Ferrando, pide que el debate político se centre en la crisis económica

Los empresarios demuestran signos de cansancio con una situación política lastrada desde hace 10 meses por el caso Gürtel. El presidente de la patronal autonómica Cierval, Rafael Ferrando, ha pedido esta mañana al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, que aporte "tranquilidad y sosiego" a la actividad política, apenas un día después de que en la sesión parlamentaria de control al Consell el líder del PP acusara al portavoz del Grupo Socialista en las Cortes Valencinas, Ángel Luna, de querer asesinarle y de que éste le respondiera con la mención a su supuesta "enajenación". En la misma línea del presidente de Cierval, ayer se manifestó el presidente la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), Francisco Pons.

Ferrando también pidió a Camps que la política se centre en la verdadera preocupación social, que a su juicio es la crisis económica. El presidente de la patronal valenciana tiene previsto transmitir este mensaje al jefe del Consell en un almuerzo privado que estaba previsto a mediodía en la sede de Cierval, donde además le entregarán las conclusiones de la Jornada de Reflexión Empresarial que ha celebrado hoy la Confederación.

Preguntado por los periodistas sobre ese encuentro, Ferrando ha dicho: "Debemos transmitirle el deseo por parte de los empresarios de que la tranquilidad y el sosiego funcione en la clase política, y que nos centremos todos en la realidad que preocupa a la sociedad, que es la crisis económica".

En el tenso debate de ayer en las Cortes, Camps le espetó a Luna: "A usted le encantaría coger una camioneta, venirse de madrugada a mi casa y por la mañana aparecer yo boca abajo en una cuneta". Ya por la noche pidió perdón por estas declaraciones. Esta mañana Luna ha aceptado las disculpas pero ha añadido que cree que Camps recaerá porque está nervioso.