Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luna acepta las disculpas de Camps pero cree que recaerá por su "nerviosismo"

El presidente valenciano acusó al PSOE durante un Pleno en el Parlamento regional de querer matarlo

El portavoz del PSPV en Las Cortes Valencianas ha aceptado las disculpas que le pidió ayer por la noche el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, tras acusarle de querer secuestrarle con una furgoneta y que apareciera tirado "en una cuneta", aunque cree que "no será la última vez que le insultará de esta manera". A su juicio, el "exabrupto verbal" y la "barbaridad" que profirió el líder valenciano se debe a su estado de "nerviosismo" por la querella que han interpuesto los socialistas valencianos por el caso Gürtel.

En Génova tampoco parecen haber sentado muy bien las declaraciones de Camps. La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado hoy que la "metáfora" que ayer usó el presidente valenciano "no es en absoluto afortunada", pero ha destacado sus disculpas al ver que se había "equivocado" y que la "intención" de Camps no era "ofender, sino defenderse".

Luna ha insistido en "no tener inconveniente" en aceptar las disculpas de Camps pese a que considera que son "muy sui generis" porque puso "en pie de igualdad" su acusación con "la labor de oposición" del PSPV. El portavoz socialista se refiere a que, cuando Camps pidió perdón, exigió a cambio que ellos también se disculpen "por la cantidad de insultos y de infamias" que, en su opinión, han lanzado contra él.

"No ha habido ningún insulto nunca a Camps por mi parte", ha asegurado Luna, quien ha afirmado que su grupo se ha limitado a "ejercer su labor de oposición" y pedir que explique las relaciones que "ha tenido con la trama que niega permanentemente y dé cuenta de los contratos públicos de la Generalitat con las empresas" implicadas en la red de Francisco Correa. Contratos que, "ha mantenido ocultos" desde 2005.

Luna ha criticado que el presidente valenciano entiende esta petición como "una agresión" y ha subrayado que su grupo sólo le "recuerda su obligación de gestionar con transparencia el dinero público". "No puede ser equiparado en ningún caso al exabrupto verbal, a la barbaridad, que dijo en sede parlamentaria", ha sentenciado.