Mas de 1.500 vehículos y máquinas limpiarán Barcelona

Pasarán dos brigadas recogedoras al día, y funcionarán con biodiesel y electricidad

Un total de 1.140 vehículos y 388 máquinas, un 20% más de los que lo hacen hoy, gestionarán los residuos y limpiarán Barcelona a partir del próximo 1 de noviembre, cuando se despliegue el nuevo contrato de limpieza y recogida de residuos 2009-2017, por valor de casi 2.000 millones. El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, ha presentado hoy los vehículos del nuevo servicio de limpieza y de gestión de residuos de la ciudad a la prensa, que responderán a las necesidades de los 27.000 nuevos contendores de residuos y que como estos irán sustituyendo a los actuales en un plazo de 4 meses.

Así, por ejemplo, el primero de noviembre empezarán a circular por Barcelona 264 recolectores nuevos -69 más-; 128 barredoras (ahora son 84) y 116 baldeadoras (57), en una apuesta por la "tecnificación" de la maquinaria del servicio de limpieza y recogida de residuos de la ciudad. Entre las novedades destaca una máquina dedicada exclusivamente a quitar manchas y otra que puede transformarse en quitanieves, para hacer frente a las raras nevadas en la capital catalana. En la presentación, Hereu ha destacado la "gran apuesta industrial y por los trabajadores que hay detrás" de los nuevos vehículos de limpieza y gestión de residuos de Barcelona, que pasan de ser en un 90% de gasolina a un 35% a gas, en su mayoría camiones, otro 35% a biodiesel -las maquinas de apoyo-, y un 30% eléctricos, mayoritariamente las furgonetas.

Nuevos combustibles

"Ahora apostamos claramente por el biodiesel, por el gas y por la electricidad", ha señalado Jordi Hereu, que ha destacado "la implicación de la industria catalana para incorporar estas nuevas energías más sosteniles", lo que ha permitido contar con estos nuevos vehículos y máquinas que, a diferencia de anteriores contratos, quedarán en propiedad del ayuntamiento cuando éste termine. El alcalde de Barcelona ha destacado que "para preparar todo esto se han generado muchos puestos de trabajo en muchas comarcas de Cataluña" y ha señalado que ésta es una prueba de que "la inversión pública es un gran factor de dinamización económica".

En el mismo sentido se ha expresado la teniente de alcalde de Medio Ambiente, Imma Mayol, que tras acompañar al alcalde en la presentación ha reunido a los periodistas en una sesión de trabajo sobre la implantación del nuevo servicio de limpieza. "Cuando un ayuntamiento saca un contrato de 1.995 millones está en condiciones de condicionar el mercado", ha señalado Mayol, que ha destacado que las apuestas del Ayuntamiento de Barcelona por "la economía verde" y el "respeto ambiental" han generado I+D. Aún así, Mayol ha pedido a los ciudadanos que hagan piña con la adminitración porque "por más medios que pongamos, si la gente no tiene un comportamiento responsable no lo conseguiremos".

Dos vehículos de recogida al día

Entre los numerosos cambios en el servicio de limpieza que se verán en Barcelona a partir del 1 de noviembre, Mayol ha señalado el paso diario de dos vehículos de recogida, uno de basura y otro de orgánica. El objetivo marcado para el 2012 es que la recogida selectiva pase del 34% actual al 50%, y esto se haría aumentando el porcentaje de orgánica, de la que solo se recoge el 27% hasta el 55%, y reduciendo hasta el 15% la presencia de impropios (31% en el 2008).

También ha destacado el cambio en la limpieza de las calles que comportará que el vaciado de papeleras, barrido de las calles y de las pequeñas zonas ajardinadas se haga en el mismo momento con lo que, en su opinión, acabará con "lo que sucede ahora: el uno por el otro, la casa sin barrer".

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS