La autopsia revela que Michael Jackson tenía los brazos llenos de pinchazos

El informe, según publica TMZ.com, destaca que el artista estaba "moderadamente sano" el día de su muerte

La autopsia realizada a Michael Jackson ha revelado que el cantante tenía los brazos llenos de marcas de pinchazos y que sufría artritis y problemas de pulmón, según un informe de la oficina del forense que ha recogido el portal TMZ.com .

Según el documento, el artista, que pesaba 61 kilos en el momento de su muerte por "intoxicación aguda de Propofol", presentaba cicatrices en la cara y en el cuello y tenía tatuados los labios y las cejas.

Sin embargo, y al contrario de distintas informaciones que apuntaban a que su cuerpo estaba muy debilitado, el informe ha sostenido que Jackson se encontraba "moderadamente sano" antes de su muerte y que sus órganos vitales se encontraban en estado normal. Además, ha negado que el artista fuera estéril.

Más información

No obstante Jackson sufría artritis en los dedos de las manos y en la zona baja de la columna vertebral, tenía placas en las arterias de sus piernas y problemas crónicos pulmonares, que le hubieran podido provocar momentos de falta de aliento sobre el escenario.

El artista murió el 25 de junio en su residencia alquilada de Carolwood Drive (Los Ángeles) después de que "otra persona" le administrase Propofol junto a otros dos fármacos para que le provocasen el sueño, por lo que los forenses determinaron que se trató de un "homicidio involuntario".

Lo más visto en...

Top 50