Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat eleva el umbral de las licencias comerciales de 800 a 1.300 metros

La nueva ley del comercio se retrasará hasta la primera mitad de 2010

El umbral para solicitar una licencia comercial para abrir un nuevo establecimiento en Cataluña no será finalmente de 800 metros cuatrados, como preveía hace unos meses el Gobierno catalán, sino sólo para los que tengan 1.300 metros o más. Comercio ha aceptado elevar el listón tras sus conversaciones con el sector sobre la nueva ley de comercio catalana, que consagra, con algunas excepciones, el principio de que las aperturas de establecimientos sólo deben ser posibles dentro de los núcleos urbanos.

No es la única cesión a la Mesa del Comercio, que reclama una mayor simplificación administrativa, puesto que la Generalitat también ha aceptado enterrar su idea inicial de que puedan implantarse grandes zonas comerciales en áreas fronterizas con otras comunidades autónomas o con Francia, con las que pretendía atraer a consumidores en tránsito.

"Para que haya un acuerdo, todos deben ceder un poco. Debe haber un equilibiro correcto y razonable entre las posiciones más proteccionistas y las más ultraliberales", ha comentado el consejero de Innovación, Universidad y Empresa, quien advierte que "será difícil que nos podamos mover demasiado a partir de aquí, unos milímetros tal vez, pero no metros".

Pequeño comercio

No todo son concesiones. El pequeño comercio, por ejemplo, exige que las grandes superficies comerciales (los hipermercados, de más de 2.500 metros cuadrados) sólo se puedan implantar en tramas urbanas de más de 100.000 habitantes. El anteproyecto recogerá finalmente que puedan hacerlo en las que tengan al menos 70.000 habitantes, o bien que sean capitales de comarca, tengan la población que tengan. Ahora bien, deberá tratarse de municipios catalogados como polos por su vocación de crecimiento futuro.

Los intentos de cocinar un preacuerdo con el pequeño comercio antes de que el texto llegue ya no al Parlament, sino incluso antes, al Consell Executiu, más las discrepancias internas en el tripartito sobre aspectos como el margen que se da a los ayuntamientos en la toma de decisiones han ido retrasando la nueva normativa. Lejos de la fecha que marca Bruselas, ésta no podrá entrar en vigor hasta "los primeros seis meses de 2010".

Incumplimiento del plazo del 1 de enero

Por ahora, no hay más que un anterproyecto que no irá al Consell Executiu hasta dentro de tres meses, según los cálculos del Departamento de Innovació, Universidades y Empresas. El consejero Josep Huguet quitó hierro al incumplimiento del plazo del 1 de enero de 2010 para que la nueva ley comercial regule las nuevas aperturas de establecimientos. "No es cierto que vaya a haber un vacío legal", enfatizó.

El conflicto es el siguiente: la normativa de comercio se cambia para adaptarse a la directiva europea de servicios. Y dicha adaptación debe tener lugar como más tarde el 1 de enero de 2010. El temor del sector, subrayado también por la oposición de CiU, pasa por la eventualidad de que las empresas que pidan una licencia a partir del 1 de enero se encuentren con que la Generalitatse las deniegue sobre la base de la vieja normativa (la ahora vigente), cuando en teoría debería ya ser papel mojado y puedan ir a los tribunales invocando los principios de la directiva, de rango superior.

Comercio subraya que la directiva europea no podrán ser invocada ante un tribunal y que, por tanto, se seguirá aplicando la actual. Un cambio interesante en la norma tiene que ver con quién da la licencia para abrir los nuevos establecimientos. Hasta los citados 1.300 metros cuadrados, bastará con comunicárselo a los ayuntamientos y punto.

De 1.300 a 2.50 metros, la licencia la darán los ayuntamientos. La Generalitat sólo tendrá potestad para los grandes hepermercados de más de 2.500.

Más información