Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos que afectan al PP

El PP eleva el tono de su ofensiva y denuncia una persecución "propia de una dictadura"

Javier Arenas asegura en un vídeo que "solo en los países no democráticos se persigue a la oposición".-José Blanco exige a Rajoy que no "ponga en cuestionamiento el Estado de Derecho"

Aumenta la escalada de la crispación política entre el PSOE y el PP. Si el martes el líder de los populares, Mariano Rajoy, avaló la estrategia de su partido basada en las acusaciones sin pruebas sobre supuestas escuchas ilegales a miembros del PP y sobre la persecución que sufren por parte de los poderes del Estado, este miércoles el vicesecretario general de Política autonómica y local del PP, Javier Arenas, ha dado un paso más y ha comparado España con una dictadura. "Solamente en los países no democráticos, en las dictaduras, se persigue a la oposición con fiscales y policías", ha clamado.

Arenas ha empleado un modus operandi similar al de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, para lanzar las acusaciones sobre el supuesto espionaje, solo que en esta ocasión, ha atendido a las agencias EFE y Europa Press antes distribuir un vídeo con el mismo contenido.

Zapatero ha vuelto a ser diana de las acusaciones de los populares. El líder del PP andaluz, en consonancia con Rajoy, ha hecho "máximo responsable" al presidente del Gobierno del "clima político absolutamente irrespirable" que se vive en España y que atenta, en última instancia, "contra el espíritu de la Transición". "Es una situación que no se había producido en los últimos 30 años, ni con Suárez, ni con Calvo Sotelo, ni con Felipe González ni con Aznar", ha sentenciado Arenas.

Mientras tanto, los socialistas siguen manteniendo que las denuncias de los populares responden a una "estrategia de comunicación" para no hablar de corrupción en sus filas. El ministro de Fomento, José Blanco, ha recomendado a Mariano Rajoy que "no trate de desviar sus problemas acusando sin pruebas a los demás" y le ha exigido que "no ponga en cuestionamiento el Estado de Derecho" cuando se trata de investigar actuaciones que afectan a su partido. Blanco ha acusado a Rajoy de "aplicar" el Estado de Derecho "según le conviene" y de "utilizar una doble vara de medir" porque "no se puede aplaudir a los jueces cuando toman la decisión de archivar una causa" y criticarlos "cuando investigan actuaciones presuntamente delictivas" en relación a miembros de su partido.