Los vascos desconfían del Gobierno de Patxi López

La alianza PSE-PNV es la más deseada, aunque los ciudadanos la vez cada vez más lejos

Los resultados electorales del pasado 1 de marzo en el País Vasco no convencen a los ciudadanos, que se muestran desconfiados ante el gobierno en solitario del Partido Socialista de Euskadi y el apoyo que recibió Patxi López del PP para su investidura. Según se desprende del último Euskobarómetro, los vascos siguen prefiriendo una alianza entre PSE y PNV, aunque cada vez la ven más lejana. El empleo y la economía, principales preocupaciones.

Un 65% de los vascos expresan poca o ninguna confianza ante el nuevo Gobierno socialista, frente al 27% que le otorgan mucha o bastante. Esta desconfianza destaca sobre todo entre los nacionalistas y los votantes de los partidos que conformaban el tripartito (PNV-EA-EB). Los ciudadanos, además, creen mayoritariamente (39%) que el actual ejecutivo será peor que el comandado por Juan José Ibarretxe.

Más información
Euskobarómetro de mayo de 2009
Los vascos desconfían de la izquierda 'abertzale'

La encuesta realizada por la Universidad del País Vasco entre el 18 de mayo y el 5 de junio, por lo que no recoge el impacto que provocó en la sociedad el asesinato por parte de ETA del inspector de la Policía Nacional, Eduardo Puelles.

Preferencia alianza PNV-PSE

No sólo el Gobierno de López levanta suspicacias entre los vascos, que critican el pacto entre PSE y PP: un 65% dice estar en desacuerdo con dicha alianza. Incluso los votantes socialistas se muestran divididos al respecto, ya que un 43% lo apoya pero un 32% se posiciona en contra.

PSE y PP, además, son percibidos como los principales beneficiados por la ausencia de las listas ilegalizadas ligadas a Batasuna. Por ello, la ciudadanía se muestra dividida ante la legitimidad del nuevo Gobierno de Patxi López: un 49% cuestiona dicha legitimidad, frente a un 34% que rechaza ponerla en duda. Sin embargo, los vascos quieren que el PNV haga una oposición constructiva y se muestran divididos ante la actitud que los jetzales mostraron tras las elecciones del 1 de marzo.

En consonancia con la encuesta poselectoral que publicó el CIS el pasado mes de junio, los vascos siguen mostrando su preferencia mayoritaria (50%) por una alianza entre el PSE y el PNV tanto para gobernar la región como para que acuerden los grandes asuntos, aunque cada vez ven más lejana la posibilidad de dicha alianza ya que un 47% de los encuestados ven improbable que se produzca.

Optimismo frente al final de ETA

La percepción que tienen los vascos sobre el final de ETA sigue apuntando hacia el optimismo que muestra el 46% de los encuestados, lo que supone un incremento de 23 puntos en el último semestre, mientras el pesimismo se ha visto reducido en 25 puntos hasta el 14%. Nacionalistas y constitucionalistas tienen una percepción pocas veces tan coincidente, aunque los últimos tienden a ser, ahora, ligeramente más optimistas (51%).

Además, en el último año ha crecido el rechazo frontal hacia ETA hasta el 64%, mientras que el apoyo explícito a la violencia etarra queda en un simbólico 0,8%. Y es que la mayoría de la izquierda abertzale se situa, significativamente, entre los que dicen apoyar sus fines, rechazando sus métodos violentos (47 %), o en el apoyo remoto (3 %), a los que hay que añadir los que expresan su rechazo frontal (1 %).

En cualquier caso, la principal preocupación de los vascos no es el terrorismo, sino el empleo (51%, catorce puntos más que en noviembre de 2008) y la economía (18%).

El empleo y la situación económica son los mayores problemas que perciben los vascos, muy por delante del terrorismo.
El empleo y la situación económica son los mayores problemas que perciben los vascos, muy por delante del terrorismo.
El Euskobarómetro de mayo revela descontento con el pacto PSE-PPVídeo: AGENCIA ATLAS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS